Malaga CF

Kalmar llega y se queda para siempre

  • Su fichaje se produjo el 25 de noviembre de 1969

Los difíciles momentos por los que atravesó el C. D. Málaga a finales de 1969 hicieron necesaria una ‘revolución’ que tuvo varios nombres propios, entre los que destaca el del entrenador húngaro Jëno Kalmar. El técnico llegó de la mano del nuevo presidente, Antonio Rodríguez López, procedente del Español, equipo al que dirigió tres temporadas. Su fichaje se produjo el 25 de noviembre, el mismo día en el que las páginas de SUR informaban de la posibilidad de que Gaínza fuese el próximo entrenador del club de Martiricos.

Kalmar aterrizó en Málaga para sustituir a Juan Ramón y con el objetivo de repetir la hazaña que había conseguido años antes –en la temporada 1965-66– con el Granada, al que había ascendido a Primera División al vencer en la eliminatoria de promoción, precisamente, al Málaga de Luis Miró. Con Viberti como estandarte del nuevo proyecto, Kalmar firmó una temporada espectacular –el equipo solo perdió un partido en la segunda vuelta– y devolvió al C. D. Málaga al lugar que le correspondía tras vencer al Bilbao Athletic a domicilio con dos goles de la estrella argentina. El Málaga finalizó a cinco puntos del campeón, el Gijón, y por delante del Español.

En el siguiente ejercicio, de nuevo en Primera, Kalmar aupó al Málaga a la novena posición de la tabla. Sin embargo, el húngaro no pudo finalizar la temporada 1971-72 en el banquillo, pues fue destituido el 27 de marzo de 1972 por el presidente, Rafael Serrano Carvajal. Le sustituyó Antonio Carmona Ros.

El destino de Jëno Kalmar y el de Viberti iba a volver a unirse años más tarde. En febrero de 1978 el argentino firmaba como nuevo entrenador del Málaga, pero una serie de problemas le impidieron obtener el título oficial. Como solución, Kalmar ejerció de técnico junto a Viberti y ambos volvieron a vivir un ascenso a Primera División en 1979. Del festejo de dicho logro quedará para siempre una memorable imagen en la que Viberti, Kalmar y el preparador físico Pepe Zapico salen a hombros de La Rosaleda. Un año más tarde, el Málaga perdía de nuevo la categoría y Sebastián Viberti era sustituido por otro mito del malaguismo, Ben Barek.

Durante sus dos etapas en Málaga, Jëno Kalmar se convirtió en un personaje muy querido en la capital de la Costa del Sol, ciudad en la que estableció su residencia. En diciembre de 1986, los veteranos del Málaga y los del Sevilla, equipo al que también dirigió, disputaron un partido de homenaje al tecnico húngaro en el que se guardó un minuto de silencio por la muerte del exjugador Julián Montero.

Jëno Kalmar falleció el 11 de enero de 1990 en la Clínica de la Encarnación de Málaga. La sala de juntas de La Rosaleda acogió el velatorio.

Temas