Malaga CF

Migueli, Viberti y Conejo, trío de ases

  • Formaron un centro del campo para el recuerdo

Que el fichaje de Sebastián Viberti marcó una época en el Málaga es de sobra conocido por todos. Sin embargo, el argentino consiguió triunfar en La Rosaleda gracias en parte al trabajo de sus dos ‘escuderos’ en el terreno de juego: Migueli y Conejo. Ambos eran malagueños, hombres de la casa, que pronto entendieron cuál iba a ser su labor en el campo: hacerle el trabajo sucio a Viberti, que gracias a ellos podía desplegar con toda tranquilidad su fútbol sobrado de técnica y calidad durante los noventa minutos.

El trío pronto se consolidó en el esquema 4-3-3 de Jëno Kalmar y formó el primer gran centro del campo del C. D. Málaga, en el que también participaban jugadores como Chuzo, Benítez, Aragón y, en la temporada siguiente, Vilanova.

Una media de ensueño que tendría relevo años más tarde con la unión de Canillas, Recio y Martín, otro trío de ases que firmó una de las grandes gestas del malaguismo: la goleada por 6-2 al Real Madrid en la temporada 1983-84.

Temas