Malaga CF

500 pesetas por ganar a domicilio

  • Había que mejorar la situación de los jugadores en algo tan fundamental como las primas

En los inicios de la temporada que acabó con el ascenso a Primera hubo muchas cosas nuevas. El presidente, elegido por aclamación, quería que quedara constancia de su labor en el tercer ejercicio. Para que el equipo se hiciera más grande, además del ascenso, con el que contaba Navarro Nogueroles, había que mejorar la situación de los jugadores en algo tan fundamental como las primas, que apoyaban esencialmente a los sueldos, que estaban desfasados. El criterio de las primas nunca lo compartí. Durante años, en los muchos contratos que vi de los profesionales, siempre observé que en la última parte se decía al hablar de ellas: «Por partidos ganados fuera, doble de las normales». No lo entendía porque, sobre todo en Primera, creía que eran más importantes los de La Rosaleda. Entonces, los equipos se jugaban la Liga fuera, pero la permanencia estaba en casa. Se revisaron las primas. En 1948 era un tema que únicamente tocaban los dirigentes. Después participaron en las reuniones los jugadores, seleccionándose a los capitanes. El 13 de julio la directiva fijó las primas.

Los partidos ganados en casa eran recompensados con 250 pesetas por jugador alineado, que solo eran once porque en el banquillo no podía encontrarse ninguno. Precisamente esta temporada 1948-49 también quiso hacer algunas modificaciones la Federación. El portero suplente, que viajaba siempre para ver el encuentro desde las gradas, se acomodó con el entrenador, masajista y delegado. Y podía entrar en el terreno de juego, en el caso de que resultara lesionado el titular. Por otro lado, y como nueva determinación, los jugadores saltaban al campo numerados, del 1 al 11. La numeración no era como ahora, sino que cada jugador podía lucir un número y al domingo siguiente, otro. Volviendo a las primas hay que aclarar que si se producía un empate fuera de Martiricos se ganaba la misma cantidad que por ganar. Pero si era en casa no había recompensa.

Temas