Malaga CF

Salva, liderazgo a fuerza de goles

  • Salva terminó la temporada 2003-2004 con 19 goles en Liga y otros tres en la Copa del Rey. Marcó en 16 partidos y luchó por el Trofeo Pichichi hasta el final con jugadores de la talla de Ronaldo –que finalmente se hizo con el galardón–, Baptista, Tamudo o Fernando Torres.

Durante la pretemporada, Juande Ramos había insistido a los dirigentes malaguistas en que el equipo necesitaba con urgencia un delantero, y le puso nombre a su objetivo preferido, casi único: Salva. El manchego conocía bien al jugador y sabía que encajaría perfectamente en el esquema del Málaga, que había formado una plantilla a la que en conjunto no le sobraba calidad, pero que contaba con jugadores habilidosos por las bandas como Edgar, Manu y, sobre todo, Duda.

En los tres primeros partidos de Liga el Málaga no marcó ningún gol y rápidamente se encendieron todas las alarmas. Pero pocas horas antes de que se cerrara el plazo de fichajes, Salva se unió al Málaga en calidad de cedido procedente del Valencia y reactivó al equipo de forma instantánea gracias al pundonor que lo caracterizó durante toda su carrera.

Su primer gol llegó a falta de siete minutos para el final del partido ante el Espanyol y le valió los tres puntos al Málaga en Montjuic. Desde ese momento, Salva se convirtió en un jugador fundamental para Juande y su buen hacer sobre el campo dejó pocas oportunidades para los otros dos arietes, Diego Alonso y Canabal.

Salva terminó la temporada 2003-2004 con 19 goles en Liga y otros tres en la Copa del Rey. Marcó en 16 partidos y luchó por el Trofeo Pichichi hasta el final con jugadores de la talla de Ronaldo –que finalmente se hizo con el galardón–, Baptista, Tamudo o Fernando Torres. El gran nivel que alcanzó le valió la convocatoria con la selección española para un partido amistoso ante Dinamarca. Se convertía así en el tercer jugador en vestir la camiseta del combinado nacional jugando para el Málaga Club de Fútbol. Antes ya lo habían logrado Rufete, en tres ocasiones, y Contreras, en una, aunque el portero también fue convocado para el Mundial de Corea y Japón de 2002. Después se incorporarían a la lista de malaguistas en La Roja Cazorla, Monreal e Isco.

En el partido ante Dinamarca, el 31 de marzo de 2004 en el estadio El Molinón de Gijón, Salva jugó 45 minutos y fue sustituido por Fernando Torres. La llamada de la selección supuso una motivación extra para el delantero maño, cuyo sueño era entrar en la lista de convocados para la Eurocopa que se disputó ese verano en Portugal, algo que finalmente no ocurrió.

Al final de la temporada, el ariete regresó a Valencia para ser cedido en el curso siguiente al Atlético de Madrid. En el año 2005 el Málaga lo fichó y no pudo evitar el descenso. En 2007 el Levante consiguió su cesión en el mercado de invierno y a final de temporada se incorporó de nuevo a las filas del club de Martiricos, donde jugó hasta 2009 y vivió un ascenso. Se retiró una temporada más tarde en el Albacete.

Temas