Malaga CF

La Rosaleda, actividad extraescolar

fotogalería

Javi Gracia saludo a algunos de los niños del público. / Salvador Salas

  • Cuatro mil escolares disfrutan con el entrenamiento del Málaga en Martiricos

En una mañana de generoso sol primaveral fue la actividad extraescolar que más feliz puede hacer a muchos de los colegiales. Cerca de 4.000 niños, según fuentes del Málaga, acudieron ayer por la mañana a presenciar el entrenamiento de la primera plantilla en La Rosaleda. Un griterío permanente fue el sonido que acompañó a los dieciséis jugadores de campo y tres porteros que se ejercitaron durante hora y media en el terreno de juego del estadio de Martiricos.

Cerca de ochenta autobuses, la mayoría aparcados en la explanada de Martiricos, fueron necesarios para la logística de contar con tantos escolares, procedentes de catorce centros educativos de la provincia. Un despliegue descomunal, que provocó que el entrenamiento no se desarrollara en el Ciudad de Málaga. Fue el aperitivo de la celebración este domingo, en el partido ante el Espanyol (16.00 horas), del III Día de la Provincia, al que están invitados cientos de niños, que podrán acceder a precios reducidos.

Durante el desembarco en las gradas, hubo un pequeño cambio de planes. El club tenía previsto que los niños ocuparan las gradas de Preferencia y de Tribuna para darle un sonido estéreo a la chiquillería, pero el riesgo de demasiado tiempo de exposición al sol obligó a recolocar a los que se situaron en Tribuna. Lentamente, con la ayuda de la seguridad privada y de los profesores que acompañaron a cada clase, las filas pasaron a la banda contraria, y hubo que cubrir las esquinas, al no haber más espacio disponible. Los niños, de diferentes cursos de Primaria y de Secundaria, animaron especialmente a Kameni (uno de los que más se implicó a la hora de saludar a la grada) y Camacho, que quedó claro que son sus jugadores favoritos.

Se vieron muchas camisetas blanquiazules, y hubo hasta algún profesor que hizo gala de su afición vistiéndola también. Nayef Al-Thani, consejero del club e hijo del propietario, presenció sorprendido la sesión desde el banquillo local. Al final del entrenamiento un niño representante de cada colegio –se siguieron diversos criterios de selección en cada centro– bajó a pie de campo para una foto con la plantilla y todos recibieron un balón firmado por todos los jugadores (se ausentaron los internacionales). Los profesionales agradecieron el apoyo con un largo aplauso, y algunos, además de Gracia, se acercaron a la grada para firmar autógrafos.

La loable iniciativa del Málaga constituye el capítulo más de su campaña ‘Valores blanquiazules’, que comenzó la temporada anterior con la visita de distintos futbolistas a centros escolares de la provincia. El ciclo continúa hoy con la presencia de Cifu en el CEIP Giner de los Ríos, la de mañana de Ricca en el CEIP Denis Belgrano, y la de la semana que viene (seguramente, el miércoles 6) de Recio en San Estanislao, de donde es antiguo alumno.

Ayer acudieron al estadio catorce colegios, trece de ellos incluidos en la mencionada campaña: el CEIP Blas Infante, el CEIP Los Ángeles, el CEIP Virgen de Belén, la Cooperativa de Enseñanza Gibraljaire, el CEIP Vicente Aleixandre, el CEIP Manuel Fernández, el CEIP Salvador Allende, el CEIP Luis Buñuel, el CEIP Simón Bolívar, el CEIP Benito Pérez Galdós, el CEIP Giner de los Ríos, el CEIP Cayetano Bolívar y el CEIP Paulo Freire, y uno invitado por la Diputación de Málaga, el CEIP San Isidro.

«Ha sido todo un éxito», se sinceró el exfutbolista Basti, ahora miembro del área social de la Fundación del Málaga. También acudió Juan Carlos Barroso, gestor territorial de la Fundación La Caixa, que colabora en la campaña.