Diario Sur

Malaga CF

Kuzmanovic llega como refuerzo de altura para el centro del campo del Málaga

vídeo

Kuzmanovic, esta mañana a su llegada a las instalaciones de Clínicas Rincón en La Rosaleda. / Salvador Salas

  • El jugador ha pasado esta mañana el reconocimiento médico. El Málaga se asegurará una opción de compra y a un medio defensivo que en sus comienzos aunaba juego aéreo, personalidad y agresividad

Si todo transcurre con normalidad, el Málaga  contará hoy con el jugador que ocupará la vacante de Tissone, aunque ese sea el único dato que lo vincule al argentino. El medio centro suizo Kuzmanovic, internacional serbio, llega para quedarse en un doble sentido: no solo para pertenecer al equipo blanquiazul la próxima temporada, sino con el objetivo de quedarse en la capital de la Costa del Sol durante varios años.

Justo en el último día de contrato de Tissone, el Málaga tiene previsto contar con el futbolista que ocupará su sitio en el plantel. Se trata, eso sí, de un centrocampista más contrastado y cuya trayectoria invita a pensar que efectivamente en este caso sí se puede hablar de refuerzo. Otra cuestión es que luego muestre su mejor versión y confirme la confianza depositada en él.

Kuzmanovic llegó a primera hora de esta mañana a las instalaciones de Clínicas Rincón en La Rosaleda para pasar el reconocimiento médico. La previsión es que posteriormente se firmen todos los documentos para que el jugador dé el visto bueno a la cesión pactada por la entidad de Martiricos y el Basilea. Obviamente, también quedarán plasmados ahí los aspectos relativos a un futuro contrato del internacional serbio como jugador blanquiazul, porque se pretende cerrar un contrato de varios años (pueden ser tres)en caso de que se ejerza la opción de compra.

Se trata, sin duda, de un refuerzo de altura, porque Kuzmanovic mide 1,86 metros y también porque es un futbolista cuya trayectoria no puede pasar inadvertida. Eso sí, desde 2013, cuando se incorporó al Inter, se ha producido un evidente estancamiento en su rendimiento. Por esa razón, al final acabó por regresar al Basilea, el club que más apostó por él después de no haber brillado en el equipo italiano y más tarde, durante el pasado mercado invernal, incluso optó por cederlo al Udinese.

Desde luego, el nuevo entrenador malaguista, Juande Ramos, tiene ante sí un reto motivador: recuperar la mejor versión de un futbolista de gran nivel hasta que llegó al Inter. Conviene recordar que en el Mundial de Sudáfrica 2010 disputó todos los partidos como titular con la selección serbia -en categorías inferiores conviene apuntar que sí actuó con su país de nacimiento, Suiza– y que hasta entonces había ofrecido su mejor versión tanto en el Fiorentina como en el Stuttgart. Tras su paso por la Bundesliga, el Inter apostó por Kuzmanovic con un contrato muy alto económicamente que le permitió ganar la puja a otros clubes importantes europeos.

Kuzmanovic es un medio sobre todo defensivo que no solo brilla en el juego aéreo. Si vuelve a ser aquel futbolista motivado que estuvo muy bien situado en el escaparate europeo, el Málaga contará varios años con un futbolista que siempre aunó personalidad, agresividad en la marca y una firmeza tremenda en su juego. Ahora también cuenta con suficiente experiencia (en septiembre cumplirá 29 años) y el enorme aliciente de jugar en la Liga.