Diario Sur

Malaga CF

Juande se plantea jugar con dos pivotes defensivos para blindar a los extremos

Kuzmanovic posa ayer con la camiseta del Málaga tras la firma de los contratos.
Kuzmanovic posa ayer con la camiseta del Málaga tras la firma de los contratos. / MALAGACF.COM
  • La presencia de hombres muy ofensivos en las alas alimenta las opciones de que el equipo se fortaleza ‘por dentro’ con un dúo Camacho-Kuzmanovic

Poco o muy poco se sabe sobre cómo jugará el Málaga de Juande la próxima temporada. El nuevo entrenador se encuentra de vacaciones, a la espera de que se concreten las distintas operaciones para comprobar el nivel de la plantilla, que, como ya apuntó en su presentación, servirá para marcar el objetivo. Aun así, la incorporación del centrocampista defensivo internacional serbio Kuzmanovic (ya oficial desde ayer) sirve para ratificar que el estilo va a basarse en la búsqueda de más profundidad por las bandas, como apuntó SUR semanas atrás, lo que obligaría a encontrar más equilibrio ‘por dentro’.

El Málaga hizo oficial ayer, poco antes de las tres de la tarde, la incorporación en calidad de cedido de Kuzmanovic, centrocampista suizo e internacional serbio de 28 años (cumplirá 29 en septiembre) y 1,86 metros de estatura. El jugador, cedido por el Basilea, pasó el reconocimiento médico a primera hora de la mañana en las instalaciones de Clínicas Rincón en La Rosaleda y después firmó los contratos con el club de Martiricos, el correspondiente a la citada cesión y también el que lo vincularía varias temporadas desde el 1 de julio de 2017 de ejercer la opción de compra.

Obviamente, por sus características, Kuzmanovic viene a ocupar la vacante dejada por Tissone, no renovado. Pero el detalle de que se haya apostado por un futbolista muy experimentado (y no por uno más joven con proyección) obedece a que hoy por hoy la opción preferida por Juande pasa por jugar en la medular con una pareja formada por Camacho (y si se marchara, el que sería su recambio) junto a Kuzmanovic para blindar a los extremos.

La presencia de varios extremos ‘puros’ en la plantilla (Chory Castro, Jony, Keko, incluso Juan Carlos) refleja que la apuesta del Málaga va a ser ‘por fuera’, con futbolistas que puedan desequilibrar por las bandas, escoltados además por laterales también ofensivos como Rosales o Ricca, en principio los titulares. Ese es el estilo por el que apostará el nuevo entrenador y que lógicamente puede acarrear riesgos a la hora de conseguir el deseado y necesario equilibrio.

El antecesor del manchego, Javi Gracia, se inclinaba por un 4-4-2 muy claro en el que los teóricos extremos estaban obligados a trabajar también en defensa, lo que implicaba más desgaste. Esta exigencia limitó al máximo la presencia de Amrabat en la zona en la que hacía más daño, por citar un ejemplo muy claro, y también desembocó en que futbolistas ‘interiores’ como Pablo, Juanpi o Duda actuaran en la mayoría de las ocasiones en las bandas. En cambio, Juande considera fundamental el desequilibrio ‘por fuera’, como ya demostró en su anterior etapa al frente del Málaga, cuando apostó por Duda en la izquierda y no tuvo reparos en ubicar a Edgar en la derecha.

Ahora, con tantos extremos, Juande considera que es prioritario compensar las características de los jugadores de banda con más firmeza ‘por dentro’, de ahí que cobre fuerza la posibilidad de que se decante por dos medios centro de contención. La pareja Camacho-Kuzmanovic serviría para blindar a los extremos y contribuiría no ya a construir un muro de contención para la defensa, sino también a liberar en cierto modo a los futbolistas ‘exteriores’. Eso sí, el manchego considera que Recio y Pablo son también piezas interesantes para lograr ese objetivo.

Esta apuesta de Juande probablemente condicionaría el juego del equipo, pero no puede descartarse que el nuevo entrenador se decida por jugar con un medio punta en vez de apostar por dos puntas claros. En este sentido, este periódico ya apuntó que el manchego ve a Juanpi mejor ‘por dentro’ que arrancando desde la banda.