Diario Sur
Malaga CF

¿Qué pasa con Camacho?

Camacho descansa durante un entrenamiento de la pasada temporada.
Camacho descansa durante un entrenamiento de la pasada temporada. / Salvador Salas
  • El Málaga, que ya estaba mentalizado de que iba a salir, no sabe a qué atenerse con el centrocampista

  • El club mantiene opciones abiertas para encontrarle relevo en caso de que finalmente llegue una importante oferta durante este mes

Durante el mes de mayo existían dos certezas en el Málaga. Una era la marcha del entrenador, Javi Gracia, y por eso en apenas veinticuatro horas se anunció su sustituto, Juande Ramos (obviamente, la negociación duró más de una semana). La segunda se centraba en la salida de Camacho y ya a finales de abril se activó un plan para tener preparado el mejor recambio posible. Sin embargo, ha concluido el mes de junio y en las oficinas de La Rosaleda están algo desconcertados porque no se ha producido el más mínimo intento de otro club para ficharlo. De ahí que la pregunta sea evidente: ¿qué pasa con Camacho?

«Camacho apunta al rojo», fue el titular de una información publicada por SUR en abril en la que se explicaba que en el mundillo futbolístico se daba por segura la incorporación del jugador más importante del Málaga al Liverpool. Aquel runrún con cierta base también había llegado a los dirigentes malaguistas y por ese motivo desde ese instante, cuando se consideró que era algo más que un rumor, el director deportivo, Francesc Arnau, comunicó a su equipo de trabajo que había que ponerse manos a la obra para buscar «dos ‘6’». Es decir, era conveniente tener preparado al recambio de Tissone, cuya salida estaba más que decidida –al final su plaza ya la ocupa el internacional serbio Kuzmanovic–, pero también contar con una lista de medios centro de nivel medio-alto ante la más que previsible marcha del aragonés.

Mientras tanto, el jugador siempre se mantuvo en silencio. Evidentemente una oferta económica muy elevada y el aliciente de competir en un gran club o en la Premier League supondrían para él un caramelo, pero tanto Camacho como su mujer, Carlota, están muy asentados en Málaga (ella se encuentra en la recta final de la carrera de Medicina) y además han sido padres recientemente. Es cierto que sus más cercanos sí han estado al tanto de su posible adiós, pero siempre que el cambio fuera suficientemente atractivo. Por otro lado, en el club sí valoran al futbolista, pero lamentan que no haya margen suficiente para presentarle un contrato con los emolumentos acordes a su rol en el equipo, con lo que se alejaría a posibles compradores.

SUR ya adelantó en su momento que el futuro de Camacho también estaba sujeto al fondo de inversión al que tuvo que recurrir como salvavidas el club en plena situación económica crítica y ante la falta de inversión de los propietarios. Igual que sucedió con Sergi Darder, cualquier club podía llevarse al aragonés de poner 12 millones sobre la mesa... siempre que el jugador accediera. Pero este no estaba por la labor. Siempre ha argumentado que de su salida tendrían que beneficiarse todas las partes, así que no está dispuesto a marcharse por la puerta de atrás.

En el Málaga no solo estaban convencidos de que a estas alturas Camacho ya no pertenecería al club, sino que casi podría decirse que se daba por hecho cierto ingreso importante. El movimiento realizado para adquirir la parte del porcentaje de los derechos del futbolista que poseía el fondo de inversión tuvo mucho de pose cara a la galería. El presidente, Abdullah Al-Thani, quería dar un golpe de efecto ante la opinión pública en su primera (y única) comparecencia pública –que evidentemente iba a suscitar una enorme expectación– y además el empresario venezolano Edmundo Kabchi, la cara visible del referido fondo, vio con buenos ojos acceder a esta operación (más vale pájaro en mano...) al percatarse de que el jugador no tenía tan claro marcharse.

¿Hasta qué punto esta última operación ha disuadido a los clubes interesados en Camacho, el primero de ellos el Liverpool? Es cierto que la cláusula de salida, ahora sí, es de 18 millones, pero no lo es menos que el jugador no quería salir por los 12 de la cláusula del fondo a no ser que el club lo aceptara. ¿Es posible que esos clubes aguarden el mejor momento para poner en marcha las negociaciones? También es factible. Los conocedores del mercado futbolístico inciden en que la incertidumbre por el referéndum del ‘brexit’ ha frenado muchas gestiones estas últimas semanas, incluidas las previstas por el Manchester City para una amplia remodelación de la plantilla con la llegada de Pep Guardiola.

Mientras el desconcierto en el seno del club (más que nada, porque se daba por hecha su venta) contrasta con la felicidad del nuevo entrenador (que considera a Camacho una pieza imprescindible), en el Málaga mantienen abiertas distintas opciones para encontrar al mejor relevo en caso de que finalmente haya que transigir con la marcha del ‘6’. Es evidente que habría dinero en las arcas para optar por un recambio de cierto nivel, pero también que es obligado tener el camino ya allanado. De momento en las oficinas de La Rosaleda nadie sabe a qué atenerse con el aragonés.