Diario Sur

Malaga CF

Un cedido como máximo

Albentosa, Camacho y Cop, en un entrenamieto.
Albentosa, Camacho y Cop, en un entrenamieto. / Salvador Salas
  • Salvo necesidad de última hora, el Málaga pretende que casi todos jugadores sean de su propiedad

  • La pasada temporada el equipo contó de salida con cinco futbolistas prestados, más otros dos llegados en enero

Con el nombre de Diego Llorente encima de la mesa, llama la atención la escasez de jugadores que pueden llegar a préstamo al Málaga cara a la próxima temporada. No es más que la prueba evidente de que el club se marcó desde el primer momento una consigna en la planificación: contar con un cedido como máximo. De momento ya está asegurada la presencia de Kuzmanovic, pero no es tanto un futbolista prestado como uno casi fichado.

Si se analizan los nombres que engrosan el capítulo de incorporaciones del Málaga para la campaña próxima resulta muy elocuente que cinco de las seis llegan con el sello de fichajes. Son los casos del central Bakary Koné, los extremos Keko y Jony, y los puntas Sandro y Michael Santos (aunque estos dos últimos todavía no han sido anunciados oficialmente). La única excepción es el medio de contención suizo e internacional serbio Kuzmanovic, aunque por la peculiaridad de su contrato y del acuerdo cerrado –tanto con el futbolista como con el Basilea– se puede afirmar que el jugador está en ‘semipropiedad’. De hecho, hasta está cerrado el contrato con él por varias temporadas (al final se habla de cuatro) en caso de que haya que ejercer la opción de compra, extraordinariamente ventajosa para la entidad de Martiricos.

El Málaga no solo quiere contar con jugadores en propiedad –lo que a la postre debe de suponer un incremento de su patrimonio–, sino que además asume que contar con varios cedidos puede suponer un problema. No fue el caso la pasada temporada, pero suele suceder que algunos futbolistas se dejan llevar en la segunda vuelta si ven que no tienen opciones de quedarse y deben regresar a sus respectivos equipos. Así sucedió, por ejemplo, con Luis Alberto hace dos campañas después de que Javi Gracia lo tuviera en el más absoluto ostracismo entre octubre y febrero.

Implicación

Ese temor a una falta de implicación en el momento decisivo se desvaneció muy pronto en el ejercicio anterior, porque nadie puede discutir el rendimiento –más allá del nivel de cada uno– de los Albentosa, Juan Carlos, Cop o Santa Cruz. E incluso en los últimos partidos del extremo Atsu, prestado por el Chelsea. Los casos de Mastour y Uche no deben ser tenidos en cuenta, porque el primero es lo que es (como dijo el propio Gracia ), un meritorio, y el segundo llegaba muy justo en el apartado físico.

La intención del Málaga es contar con un cedido como máximo (que bien puede ser Diego Llorente), aunque evidentemente siempre puede surgir una necesidad de última hora que obligue a variar ese cupo ya fijado. En este sentido, conviene no descartar que haya recurrir a la fórmula de un futbolista prestado para esa posición de delantero centro rematador que siempre le ha gustado al actual entrenador, Juande Ramos, y que no es fácil encontrar en el mercado a un precio razonable. Ahí está el ejemplo de Salva y el Valencia en la anterior etapa del manchego en el banquillo blanquiazul. Entonces, el ariete afincado en Málaga llegó ya con dos partidos de Liga disputados y en las últimas horas del plazo, el 31 de agosto.

Temas