Diario Sur
Malaga CF

Cumbre con el agente de Rosales

Rosales progresa por la banda y obliga a Cristiano a agarrarlo.
Rosales progresa por la banda y obliga a Cristiano a agarrarlo. / Reuters
  • La presencia de Claudio Barrios en Málaga durante esta semana ha servido para clarificar las posturas de cada parte, pero también ha forzado al Málaga a frenar sus movimientos, algunos encarrilados, para contar con un recambio del venezolano

La atención en La Rosaleda ha estado centrada durante esta semana prioritariamente en Diego Llorente –también por supuesto cuándo el Málaga anunciaría por fin el fichaje de Sandro–, pero realmente se han movido tantas cuestiones y ha habido tantos contactos que no todos han salido a la palestra. Por ejemplo, por las oficinas ha pasado estos días el representante de Rosales, Claudio Barrios. Yvisto el panorama (con el cupo de extracomunitarios rebasado o con lo valioso que sería para el club un traspaso en estos momentos) no supone ni mucho menos una cuestión menor.

Hoy por hoy, el nombre de Rosales está en la primera línea. El Málaga cuenta con cuatro extracomunitarios y sobra uno. Aunque no se discute su valía –a Juande le parece un guardameta de nivel–, Ochoa ya sabe que es el principal candidato a marcharse.Pero al mismo tiempo siempre queda abierta la puerta para que salga el lateral derecho venezolano. Eso sí, siempre que llegue una oferta económica interesante por él. Ahí, en la cuantía de una hipotética venta, el club de La Rosaleda siempre se ha cerrado en banda... aun a riesgo de que luego el futbolista pueda marcharse gratis la próxima temporada, porque firmó por tres años y este va a ser el último. Pero quizá haya que hablar en pasado.

Ya se sabe que durante una campaña surgen infinidad de rumores sobre el interés de equipos en determinados jugadores que luego, a la hora de la verdad, quedan en el olvido. Simplemente no existen. A Rosales se le ha vinculado los últimos cuatro o cinco meses con varios clubes, pero ofertas de verdad no ha habido una sola durante los casi dos meses de vacaciones. Únicamente, como adelantó SUR, las noticias de que Javi Gracia quería llevárselo al Rubin Kazán... hasta que el precio aconsejó a la entidad rusa a mirar hacia otro lado y a acelerar la contratación del suizo Bauer, del Grasshoppers.

El caso es que el Málaga comenzó a moverse en el mercado a la caza de un lateral derecho de cierto nivel (a ser posible, que conociera la Liga) e incluso algunas de esas gestiones estaban encarriladas. En La Rosaleda lo tenían claro: era la única fórmula para ver por dónde soplaba el viento en el entorno del venezolano. Según ha podido saber este periódico, al agente del jugador no le ha agradado precisamente esta situación.

El Málaga no quiere medias tintas con Rosales: o sale traspasado o se cierra con él un acuerdo para la revisión de un contrato (aunque esto último, como ya ha sucedido con Isco o Javi Gracia, no impida un posterior traspaso). Evidentemente, el frenazo en seco del Málaga en esas opciones alternativas al indiscutible lateral derecho de la selección venezolana deja entrever que existe sintonía para el futbolista se queda. Otra cuestión, evidentemente, es que ambas partes salgan satisfechas al alcanzar el pacto económico. Barrios es un agente que tiene fama bien ganada de inflexible mientras que el Málaga no puede volverse loco con los emolumentos. Pero ahora sí parece que ambas partes van a ir de la mano...

Temas