Diario Sur
Malaga CF

El Málaga de Peiró impulsa la Asociación de Exjugadores

El Málaga de Peiró impulsa la Asociación de Exjugadores
/ Sur
  • El colectivo presenta su nuevo logotipo, en el que se puede leer 'Málaga Forever'

Abrazos, bromas, anécdotas... "Algunos hace diez o doce años que no nos veíamos", destacó Contreras. Frente a él, dentro del nutrido grupo de exfutbolistas blanquiazules, estaba gran parte del Málaga de Peiró. Todos ellos se han sumado a la iniciativa para dar un fuerte impulso a la Asociación de Exjugadores del Málaga, que, bajo la batuta de Ernesto (sucesor en el cargo de Del Río y Benítez), ha presentado el nuevo logotipo, una bota azul con el lema 'Málaga Forever' en su interior.

Ellos no eran los únicos protagonistas, pero su tremenda complicidad eclipsó a los más veteranos (como Burgueña, Fernando, Popo, Brescia, Canillas, Rodríguez o el fisioterapeuta Salvador Mayorga). "Ahí tienes a Larry Bird", apuntaba Movilla. De espaldas, un Roteta más corpulento recordaba batallitas con Bravo y Larrainzar, los tres defensas de la historia del Málaga que pueden presumir de haber pasado de Segunda B a la élite. Tanto Movilla como Roteta y Larrainzar tienen casa en Málaga -e hijos malaguistas-, igual que Rufete o Gerardo.

Contreras, Bravo, Larrainzar, Roteta, Iznata, Gerardo, Movilla, Rufete, Basti... Bien podría ser una alineación. Y como debía estar completa, así fue. Minutos más tarde llegaban, tan inseparables como siempre, Darío Silva y Dely Valdés. Probablemente la mejor pareja de delanteros de la historia blanquiazul. Darío, siempre Darío, fue la atracción con sus ocurrencias -de la bota del logotipo caen como gotas de sudor y él, poco dado a entrenarse, que eran las suyas de los entrenamientos- mientras Dely, eterno Dely, se mantenía como siempre en un discreto segundo plano. Y junto a ellos, Juan Carlos Añón y Javi Souvirón. A última hora, no se sabe si por las obligaciones o por su archiconocido despiste, apareció el doctor, Juan Carlos.

La presencia de todos ellos, malagueños de cuna o de adopción, sirvió para arropar a la Asociación de Exjugadores del Málaga, volcada en tomar un impulso definitivo de la mano de Ernesto y una dinámica junta directiva. No faltaron veteranos (como Padilla), como tampoco otros que vistieron la camiseta blanquiazul posteriormente, como Josemi, Juanito, Manolo o Fernando, uno de los más entusiastas del grupo. Ni un buen grupo de aquellos que jugaron en el Atético Malagueño o que tuvieron una efímera presencia en el primer equipo en Tercera. Las fechas veraniegas impidieron la presencia de otros muchos. Entre los ausentes se echó en falta a Sandro, la víctima propiciatoria en estos encuentros, aunque 'el monstruo de Las Galletas' esta vez habría tenido para desquitarse. Él ha vuelto a jugar mientras otros, en plural y a los que es mejor no nombrar -¿verdad, Mikel?, ¿verdad, 'Rufo'?-, han cogido algo de 'fortaleza'. La realidad es que la situación lo requería: los veteranos no son solo esencia malaguista, como se leía en el cartel anunciador. Son sencillamente el Málaga. Y de ellos siempre hay que sentirse muy orgullosos.

Temas