Diario Sur

Malaga CF

Los asuntos urgentes del Málaga

Un grupo de jugadores del Málaga, con Ochoa ya integrado, ayer en el entrenamiento del Málaga.
Un grupo de jugadores del Málaga, con Ochoa ya integrado, ayer en el entrenamiento del Málaga. / Salvador Salas
  • La salida de uno de los cuatro extracomunitarios, la cesión de los futbolistas que no cuentan y el futuro de algunos filiales ocupan ahora a la dirección deportiva

  • La marcha obligada de un jugador sin pasaporte europeo obligará al club a hacer otra incorporación, además de la posible llegada de otro delantero

El Málaga ilusiona, su afición está animada, casi eufórica, con el salto de calidad que está experimentando el equipo con le llegada de Juande Ramos al banquillo y siete fichajes, por el momento. Y todo ello sin que se haya marchado ningún jugador determinante de la plantilla. Pero el club tiene algunos deberes por cumplir, ciertas urgencias que necesitan respuesta para mejorar aún más en la parcela deportiva. La dirección deportiva, con Francesc Arnau al frente, trabaja precisamente en estos asuntos para buscar salidas.

Uno de los principales problemas se centra en el número de extracomunitarios, ya que el Málaga tiene a cuatro y sólo puede inscribir a tres. Uno tendrá que salir o se quedará sin ficha. Este asunto, pese a que todavía queda mucho tiempo hasta el cierre del plazo de fichajes, es muy importante. En esta situación están el meta Ochoa, los defensas Rosales y Weligton y el delantero recién llegado Michael Santos. Uno no seguirá.

Los que tienen más posibilidades de marcharse son Ochoa y Rosales, pero no hay nada claro ni decidido. El portero completó un excelente final del campeonato y podría tener más opciones cara a la próxima temporada, aunque se repite la historia y el mexicano está en la lista de posibles salidas en cada mercado de fichajes que se abre. Sus pocas oportunidades para jugar, salvo la temporada anterior, lo sitúan otra vez con posibilidades de marcharse.

El caso de Rosales es diferente, pero también puede abandonar el equipo. Primero tuvo una propuesta del Rubin Kazán de Javi Gracia y también está siendo seguido por otros equipos. Pero desde el club afirman que no hay ninguna oferta y el jugador, junto con Ochoa, volvió ayer a los entrenamientos después de la Copa América y las vacaciones.

Pero, en cualquiera de los casos, el Málaga tendrá que cubrir la vacante que deje el que se marche. De esta forma, habrá una incorporación más, salvo que el club apueste a última hora por utilizar a un jugador del filial para la portería o el lateral, siempre que sea uno de los dos mencionados el que finalmente abandone la disciplina blanquiazul.

La urgencias del Málaga, pese a todo, no se reducen a este destacado asunto, sino que también deberá darle salida a los jugadores que no cuentan para el cuerpo técnico. La lista en este caso puede ser larga. De ahí que la plantilla esté ahora masificada, con nada menos que 33 futbolistas tras las últimas incorporaciones. Uno de los primeros que puede encontrar acomodo es Cifu, ya que el Almería está interesado en hacerse con sus servicios. Están, asimismo, a la espera de una probable salida los cedidos de la campaña anterior (Espinho, Tighadouini y el canterano Rafa).

Y, además, Arnau y sus colaboradores tendrán que solucionar otro problema espinoso: ¿qué pasará con los filiales que no siguen en el Malagueño? Algunos de los jóvenes ya no quieren continuar en Tercera, lo que obliga al club a subirlos al primer equipo, algo muy complicado, o a darles salida como cedidos a otros conjuntos de mayor categoría. Estos movimientos serán complejos, pero es imprescindible que este capítulo también se pueda cerrar de inmediato.

La solución a todos estos asuntos resolvería la mayor parte del capítulo deportivo, a la espera de la posible llegada de un delantero más, pero también ayudaría a la economía del club, que sigue siendo difícil (aunque ahora no lo parezca).