Diario Sur
Malaga CF

Ghubn llega para defenderse

Abdullah Ghubn, a la derecha, accede a la Ciudad de la Justicia junto a su abogado, Alfonso López, ayer por la mañana.
Abdullah Ghubn, a la derecha, accede a la Ciudad de la Justicia junto a su abogado, Alfonso López, ayer por la mañana. / Francis Silva
  • El exvicepresidente del Málaga ofrece su versión, mientras que el jeque no aparece

  • Estaban citados en la Ciudad de la Justicia el que fuera consejero delegado de la entidad y el propio Al-Thani por la querella de este último

Parecía complicado que pudiera personarse en el juzgado el ex vicepresidente y consejero delegado del Málaga Abdullah Ghubn, ya que vive fuera de España, pero no fue así al final. Acudió ayer a la cita para defenderse de las acusaciones del jeque por una querella criminal en la que también están incluidos el otro hombre de confianza, Moayad Shatat, y el principal responsable de Blue-Bay, Jamal Iglesias. Pero Abdullah Al-Thani no apareció en el juzgado pese a que estaba citado. En principio tenía previsto solicitar un aplazamiento, pero al final no lo hizo ni tampoco se personó en los juzgados.

Ghubn llegó a la Ciudad de la Justicia acompañado de su abogado, Alfonso López, y estuvo en el interior de la instalación durante casi tres horas, donde explicó a la jueza y a los abogados de las otras partes cuál es su versión sobre las acusaciones que se especifican en la querella. El que fuera vicepresidente malaguista no quiso, sin embargo, hacer declaraciones sobre lo ocurrido al salir de la sala. Su letrado comentó que no haría declaraciones, mientras que el propio Ghubn aseguraba al subirse al coche que se trataba de un asunto «muy confidencial».

El antiguo consejero delegado dirigió el proyecto del Málaga nada más llegar el jeque. Durante esa etapa siempre fue la cara visible de la entidad y una persona de máxima confianza de Al-Thani. Ghubn, incluso, fue el enviado por el jeque para formalizar la compra del club a Fernando Sanz el verano de 2010. Aunque, después de frenar su inversión el jeque casi al final de la segunda temporada en la entidad, ambos se distanciaron progresivamente hasta que finalmente se separaron.

Arranque del proceso

Algún tiempo más tarde llegó la querella, que la plantearon los abogados del jeque el mismo día en el que comenzaba la vista oral previa del ‘caso Blue-Bay’, que es el punto de partida también del proceso penal que ayer se trataba. En el procedimiento civil, asimismo, la hotelera reclama al jeque el 49 por ciento de las acciones que tenía de la sociedad de Martiricos al comienzo, y para ello presentó una demanda y el documento notarial que acredita la compra de las mismas, además de quedarse con la gestión del club, que también figuraba en el mismo contrato.

Con la querella criminal, el jeque paró el proceso civil y puso en marcha otro penal (el primero quedó a la espera de la resolución del segundo). El mes pasado ya pasaron a realizar sus declaraciones Shatat e Iglesias, por lo que quedaban por asistir Ghubn y el jeque para que la jueza dispusiera de todas las versiones del caso. De esta forma, este procedimiento de la querella criminal de Al-Thani por falsedad documental y apropiación indebida, entre otras cosas, se completaría en su fase previa con la declaración del propio Al-Thani, que se supone que llegará más adelante. A partir de entonces será la jueza quien decida si archiva el caso o sigue adelante, lo que llevaría en última instancia a fijar un juicio.

Estos procesos dejan claro que el Málaga deberá estar muy pendiente de los juzgados, ya que ambos están muy relacionados. Los abogados del jeque, que pertenecen al despacho de Pedro González Segura, han unido los dos asuntos, lo que permitió que se frenara el primero, el ‘caso Blue-Bay’. Este es el caso primordial para el jeque, ya que le puede llevar a perder el control del club si los tribunales no le dan la razón.

El Málaga, sin embargo, sigue a su ritmo y la situación de la entidad va mejorando a medida que continúan elevándose los ingresos por la televisión. Se mantienen los problemas económicos por la deuda acumulada al comienzo de la etapa de Al-Thani en la entidad, pero el saneamiento está llegando a su fin tras la reducción del déficit general de los últimos ejercicios (conseguidos también con la salida de numerosos futbolistas).

De ahí que los próximos meses sean vitales para el futuro de la entidad de Martiricos. Los juicios pendientes pueden marcar el futuro del club, que ahora vive el momento más tranquilo de los últimos años. Incluso, la próxima plantilla ilusiona a los aficionados, igual que la llegada al banquillo de un viejo conocido, Juande Ramos. En el plano deportivo se esperan buenos momentos, y los objetivos siguen mejorando cada temporada.