Malaga CF

Los penaltis le quitan al Málaga la Aachen Cup

fotogalería

Un momento del encuentro de la final. / J. Santisteban

  • Tras un brillante triunfo ante el Colonia, el equipo de Juande Ramos empató con el conjunto local antes de caer derrotado en los lanzamientos finales

El Málaga seguramente será el mejor equipo de los que han participado en la Aachen Cup, pero perdió este domingo en la tanda de penaltis ante el conjunto local. Era una lotería después de un partido tosco, físico y sin apenas oportunidades. Habría sido interante para el equipo blanquiazul conseguir el triunfo, aunque a estas alturas de la preparación priman otros detalles.

La tanda de penaltis empezó bien para los malaguistas ya Kameni detuvo el segundo lanzamiento de los rivales, pero el conjunto blanquiazul falló los dos últimos, precisamente los que lanzaron los dos jugadores que teóricamente salieron en el último instante para lazar las penas máximas: Jony, al que se lo paró el portero, y Camacho, que lo enviara fuera tras estrellarse en el larguero.

Juande mantuvo para la final a los dos centrales y al guardametea, mientras que apostó por darle minutos a gran parte del resto de los jugadores, de ahí que el once fuese un poco extaño. Mikel jugó como en su selección, de lateral, mientras que Santos fue utilizado en la banda derecha. Pero en esta ocasión todo fue diferente. Las triangulaciones ya apenas existían. El juego combinativo era muy complicado.

El modesto Aachen, de cuarta categoría, llegó a este último compromiso, también de 45 minutos, muy crecido tras eliminar al Olympique de Marsella. Con una alta intensidad, el conjunto alemán presionó en todo momento muy fuerte a los malaguistas, que se atascaban a la hora de darle profundidad al balón. Pese a que era la final, Juande siguió rotando a los jugadores para observarlos a todos.

El partido no era brillante y el error podía llegar en cualquier momento. El Aachen inquietaba por su gran trabajo y presión, pero poco más, mientras que el Málaga no tenía las ideas tan claras como en el otro encuentro. De ahí que solo cabía esperar que se llegara al final del choque con empate y que el ganador se resolviera en los penaltis. Y así fue, con Camacho y Jony ya en el campo en el lugar de Koné y Mikel.

La lotería de los penaltis dejó el triunfo en casa y el Aachen se hizo con el torneo. Kameni paró uno de los lanzamientos, pero no fue suficiente debido a que el meta rival hizo lo propio con el disparo de Jony y Camacho tiró fuera el balón (golpeó en el larguero). Ahí acabó la historia. Tras el brillante triunfo contra el Colonia, el equipo de Juande no pudo con los lanzamientos de penaltis.

Temas