Diario Sur

Malaga CF

Otra prueba superada con nota por el Málaga (2-3)

  • Sandro, Rosales y En-Nesyri marcaron para que el equipo de Juande Ramos ganara a un Fortuna Dússeldorf rodado y con gran poderío físico

Un triunfo de calidad del Málaga en el amistoso frente al Fortuna Dússeldorf. Tuvo muchas dificultades para superar la barrera física del conjunto alemán, que demostró encontrarse casi a punto ya para la liga. Sandro, Rosales y En-Nesyri fueron los autores de los tres goles que le permitieron imponerse a su equipo. El joven marroquí, además, fue uno de los destacados del encuentro tras el tanto y la asistencia al marcado por el lateral venezolano.

En el último partido de la gira europea Juande Ramos apostó por un once más próximo al que los aficionados pueden considerar titular, aunque sin el lesionado Weligton y con algunas dudas en ciertas posiciones. Juanpi repitió en la media punta y Sandro como delantero. Y el equipo sufrió mucho ante un rodado Fortuna Dússeldorf, que utilizaba su poderío físico para neutralizar la calidad del equipo malagueño.

En poco más de un cuarto de hora, por distintas circunstancias, el conjunto local dispuso de tres oportunidades muy claras (de Iyoha, Fink y Bellinghausen), pero Kameni estuvo muy inspirado e impidió que el Fortuna pudiera abrir el marcador. El Málaga no estaba fino y se veía superado por el rival. Pero en una de las primeras aproximaciones visitantes, Juanpi, convertido en extremo, irrumpió con el balón controlado y puso un centro medido para que Sandro abriera el marcador en su segunda diana de la gira europea.

Enmudeció el atestado e improvisado campo del Fortuna, que estaba muy animado por el control y dominio de su equipo. Aunque la alegría malaguista duró tres minutos, lo que tardó Fink en marcar tras una rechace y una serie de desajustes en la defensa. A partir de ahí todo siguió equilibrado, sin grandes novedades hasta el descanso. Y Juande no hizo ningún cambio en la reanudación (luego sí entraron Pablo, Ricca, En-Nesyri y algo después Chory Castro).

La dinámica no variaba demasiado. El conjunto de la segunda categpría alemana presionaba e intentaba sacar provecho de su físico, mientras que el Málaga mostraba su mayor nivel para neutralizar el empuje local y buscar la portería contraria con peligro. El control del juego, pese a la intensidad del Fortuna, pasó a manos malaguistas, lo que permitió que muy pronto llegara el segundo gol, de Rosales tras una acción individual de En-Nesyri. Pero ahí no quedó todo, porque instantes después pudo marcar de nuevo el marroquí, algo que haría poco después al aprovecharse del error en una cesión.

En los minutos finales acortaría distancias el Fortuna tras una jugada de Ngombo, que superó a la defensa malaguista, y el gol final de Yildirim. Y poco más dio de sí un interesante partido. La presión local era contrarrestada siempre por el mayor nivel malaguista, aunque el Fortuna tuvo algunas oportunidades más, pero siempre anduvo muy atento Kameni. La de Dúlsseldorf fue una prueba muy útil. Ahora, de regreso a Málaga.