Malaga CF

Camacho: «No estoy pensando en ningún momento en salir; sólo pienso en blanquiazul»

Ignacio Camacho, en un entrenamiento con el Málaga en Vaals en la reciente gira holandesa.
Ignacio Camacho, en un entrenamiento con el Málaga en Vaals en la reciente gira holandesa. / Pepe Ortega
  • El centrocampista aragonés, de 26 años, comenzará la séptima temporada en el conjunto blanquiazul, pero la sombra sobre la posibilidad de marcharse está presente cada verano

Camacho se ha convertido en los últimos años en un jugador fundamental del Málaga, en una de las claves para que el equipo superara momentos complicados. El centrocampista aragonés, de 26 años, comenzará la séptima temporada en el conjunto blanquiazul (llegó a la mitad de la primera del jeque), pero la sombra sobre la posibilidad de marcharse está presente cada verano. El club, de hecho, compró hace poco meses la mitad de su propiedad, que estaba en manos de un fondo de inversión. Pero el jugador insiste una y otra vez en que no tiene noticias al respecto. El medio centro asegura en una entrevista a este periódico que ahora no se plantea la salida, que tanto él como su familia están cómodos y felices aquí, aunque nunca puede descartar que llegue alguna propuesta en el futuro. Está centrado en ponerse en forma y en asimilar los nuevos mensajes que transmite Juande Ramos.

Está contento con los refuerzos que han llegado a la plantilla y con el trabajo que está desarrollando en la pretemporada. Es ambicioso y afirma que siempre pensaron en entrar en Europa, aunque quiere ser muy cauto a la hora de analizar las posibilidades del nuevo conjunto. Entiende que habrá que esperar a que ruede el balón de una forma oficial para ver cuál es la situación real, comparándola ya con otros rivales que también se han reforzado muy bien.

Empezamos por la más importante. Estamos hablando hace años de su posible salida. ¿Le podría decir algo nuevo a los aficionados, que están muy preocupados por este asunto?

Sigo en la misma línea desde el primer momento. Estoy en el Málaga y nunca he dicho que me fuese a ir. Siempre dije que, si llegara ese momento, lo comunicaría lo antes posible. Mientras que de mi boca no salga nada deben pensar que soy jugador del Málaga, tengo tres años de contrato y estoy muy contento aquí. No estoy pensando en ningún momento en salir; sólo pienso en blanquiazul.

La afición está encantada con usted, como ha comprobado, incluso, en la gira europea. ¿Percibe ese cariño de la afición?

Claro que sí. Llevo seis años en el Málaga y estoy supercontento. Me he adaptado perfectamente a la ciudad y a la afición. Estoy superfeliz aquí. Es importante ver también a mi familia feliz. Mi mujer está terminando sus estudios y los paseos del pequeño son mejor al sol que en cualquier otro lado.

En esos seis años ha vivido casi de todo: la clasificación y disputa de la Champions League, etapas muy duras económicamente, temporadas de transición que se acumulan... ¿Cuál cree que es el momento actual del equipo, el de la próxima temporada?

Es un año nuevo, con muchos fichajes y bastantes salidas. Llega otro entrenador y el club ha invertido en futbolistas jóvenes, en ambición. Y ahora hay que trabajar esas ideas que el técnico nos inculca desde el primer día, trabajarlas para que el equipo funcione. Lo más importante es que las ideas que tiene el míster se puedan trasladar al campo.

El Málaga como club también está creciendo. Está casi saneado y se consolida en la zona media de fútbol de élite. ¿Crees que ese es su sitio?

Hoy en día es muy importante tener estabilidad económica y estatus a nivel de la Liga. Pienso que el club ha sabido sobreponerse ante situaciones muy malas, superando momentos críticos para crecer y el equipo también ha respondido en el campo, y eso también ha ayudado. Ojalá esto siga mejorando, porque a todos los que estamos dentro nos ayuda.

Con las nuevas llegadas, ¿ese salto de calidad lo ha dado también la plantilla?

Siempre digo que eso se tiene que demostrar por muchos fichajes que hagas, lo importante es que luego funcionen en el campo. Y luego también llega el entrenador, que es muy ambicioso y tiene un currículum muy bueno. Si el míster repite otra vez en el Málaga, que nunca lo había hecho, será porque quiere hacer algo bonito, y le gusta el equipo. Los jugadores que han venido y los que estamos tenemos que demostrar en el campo que somos un gran equipo. Somos humildes y, aunque tengamos muchos jugadores de más calidad, el trabajo es algo que no puede faltar. Eso es lo más importante.

Llevan tres semanas de trabajo con numerosos partidos jugados. ¿Cómo ve el equipo?

En este periodo de preparación es donde más tienen que salir los defectos de cada uno y del equipo para corregirlos. Este es el momento de hacerlo para que cuando comience la Liga estemos lo más rodados posible y conectados con los nuevos fichajes. El año pasado nos costó la adaptación de los futbolistas que llegaron. Esperemos que en esta ocasión demos el máximo nivel desde el comienzo.

A nivel personal, ¿cómo ha llevado estas tres semanas?

Bien. Como el equipo, estoy intentando llegar al mejor nivel. En mi posición siempre intento llegar al máximo físicamente, y eso se consigue disputando partidos.

¿Cómo lleva lo de ser padre?

Muy bien, porque nos ha salido bastante bueno. Ahora está un poco descolocado con tanto movimiento que ha tenido en las vacaciones, pero esperemos que siga siendo tranquilo.

Seguimos hablando cada semana de mejoría y también de colocar la clasificación para Europa como objetivo. ¿Usted cómo lo ve?

Es lógico que con tanto fichaje y tanta ilusión se promueva esa idea de algo más que la permanencia, pero nunca hemos dejado de soñar con ir a Europa. Pero hay que ser cautos a la hora de analizar las posibilidades desde el comienzo. Otros equipos también se han reforzado mucho. Vamos a tener rivales complicados y momnetos difíciles en la Liga. Conseguir el primer objetivo pronto es lo que nos ayudará a pensar en otra cosa.

¿Esta es la vez en la que está más ilusionada la afición?

La época de la Champions fue la de más locura, pero es cierto que este año hemos cambiado de entrenador, que ha traído ilusión, igual que la llegada de jugadores jóvenes. Ahora tiene que rodar la pelotita y convertir esa ilusión en puntos, que es lo más importante y que permitirá que siga todo igual. Si en los tres primeros meses el equipo va mal, ya no será tan bonito. Hay que trabajar mucho para que esa ilusión no se apague.