Diario Sur
Malaga CF

¿Y el portero y el ariete para el Málaga?

Fernando Llorente, ahora en el Swansea, controla el balón ante Keane (Burnley)el sábado.
Fernando Llorente, ahora en el Swansea, controla el balón ante Keane (Burnley)el sábado. / REUTERS
  • El balance positivo de la pretemporada contrasta con las dudas en el vestuario respecto al potencial del equipo si no llegan un competidor de Kameni y un delantero centro de referencia

El Málaga ha terminado invicto la pretemporada, pero de puertas adentro no existe el más mínimo síntoma de euforia. Es más, muchos no tienen claro cuál es el verdadero potencial del equipo debido a que también ponen en la balanza la escasa entidad de casi todos los adversarios (salvo el Sampdoria). Pero esas dudas se disparan porque también son conscientes de que es muy importante incorporar durante la próxima quincena a un portero y a un delantero centro. Es decir, coinciden plenamente con lo que piensan los aficionados que están más o menos al día de la actualidad.

Hoy por hoy, el Málaga todavía no ha suplido a Ochoa tras su marcha al Granada y tampoco ha incorporado a otro delantero centro. Desde luego, no se trata de improvisar, porque la salida del mexicano estaba cantada tras la incorporación de Santos (cuestión de plazas de extracomunitario) y porque la necesidad de fichar a otro ‘nueve’ estuvo siempre sobre la mesa. Independientemente de que está muy lejos de lo que se exige en el fútbol español, el uruguayo no es un ariete (ni por sus características futbolísticas ni por las físicas). De momento esas plazas están ocupadas por Aarón y En-Nesyri, pero en el vestuario se entiende que sería para ambos una gran responsabilidad verse con excesivo protagonismo. El cancerbero todavía necesita rodaje (por no hablar de la presión que supondría verse como titular en caso de contratiempo físico de Kameni) mientras que el delantero marroquí está todavía por hacer y todos en el club coinciden en que su entrada debe ser paulatina.

La falta de otro delantero centro es una cuestión que preocupa en el vestuario. Más que nada, porque en la pretemporada los propios jugadores han podido comprobar que de nada sirve contar con extremos veloces como Jony, Keko o Chory Castro si a la hora de la verdad sus centros al área pasan de largo al carecer el equipo de un referente que pueda tener cierta envergadura para optar al remate. Por esa razón, se admite que sin otro delantero centro es difícil aspirar a competición europea.

Esa preocupación también afecta lógicamente al entrenador. Conviene apuntar que durante la negociación que mantuvo con el club para su fichaje ya fue informado por el director deportivo, Francesc Arnau, sobre los pasos previstos en la planificación: los fichajes ya cerrados, las gestiones avanzadas con Keko y Sandro, el interés en un central con buena salida de balón, la necesidad de prescindir de Ochoa al contar con cuatro extracomunitarios (uno más del cupo reglamentado)... Así que ya entonces se sabía que iba a ser necesario incorporar a otro portero. Ytambién entonces el entrenador manchego fue muy explícito al recalcar que el fichaje de un ariete tipo Salva era su prioridad. Es más, puso un nombre sobre la mesa: Fernando Llorente. Evidentemente era consciente de que si no se podía incorporar a este futbolista debía tratarse de otro de su perfil.

Durante las últimas semanas de junio y primeras de julio salieron a la palestra nombres de arietes extranjeros que ni por asomo tenían la más mínima posibilidad de incorporarse, tanto por el aspecto económico como porque su nivel distaba mucho del exigido. Más tarde aparecieron las opciones de Mariano, el goleador del Castilla (el Madrid le comunicó al Villarreal el viernes pasado que el futbolista, representado por la empresa que lleva a Jony, no saldrá cedido), y del sevillista Juan Muñoz, un rematador ‘puro’ que no participa en el juego.

No es un secreto que en el Málaga se han visto ‘descuadrados’ por la continuidad de Camacho. En realidad se contaba con su traspaso (e incluso se daba por hecho que al Liverpool), así que la falta de un ingreso importante se ha convertido en un obstáculo dado que los propietarios no piensan invertir en el club un solo euro.

Como sucede en el vestuario, Juande tampoco las tiene todas consigo. Él habló en su presentación de aspirar a Europa, pero a corto o medio plazo y siempre en función de la plantilla que se confeccionara. De momento faltan dos piezas importantes. Y en particular una: un ‘nueve’ rematador.