Diario Sur

Malaga CF

Abdullah Al-Thani culpa a Camacho mientras se negocia su venta

Camacho, en el entrenamiento de ayer en la pista interior del estadio Ciudad de Málaga.
Camacho, en el entrenamiento de ayer en la pista interior del estadio Ciudad de Málaga. / Fernando González
  • La afición confía en que el club invierta en un fichaje parte de la cantidad que ingrese, pero el jeque advierte: «No hay tiempo de firmar a otro jugador»

  • La afición confía en que el club invierta en un fichaje parte de la cantidad que ingrese, pero el jeque advierte: «No hay tiempo de firmar a otro jugador»

La salida de Camacho todavía no es un hecho, hasta el punto de que, salvo cambio durante la pasada madrugada, el futbolista tiene previsto entrenarse esta mañana con el Málaga en el campo de la Federación. El presidente, Abdullah Al-Thani, culpó ayer al centrocampista y aseguró que todo está «en manos del jugador» mientras persisten las negociaciones con el West Bromwich y evidentemente la clave reside en que los dos clubes alcancen un acuerdo. El caso es que en La Rosaleda no tienen un recambio claro y, mientras la afición confía en que se invierta parte del ingreso en un fichaje –dada la cantidad que se puede recibir–, el jeque lanza una advertencia: «No hay tiempo de firmar a otro jugador».

Como adelantó este periódico, el Málaga y el West Bromwich negocian el traspaso de Camacho. No sería así si el club inglés estuviera dispuesto a abonar la cláusula de rescisión del medio centro (18 millones de euros). Pero no es el caso y se ha plantado en 15 millones más tres en variables. Ayer, en su cuenta de Twitter (como suele ser habitual), Al-Thani se pronunció sobre esta operación y cargó toda la responsabilidad al jugador: «Me pidió salir y yo respeto su decisión. Este asunto no se ha resuelto y la decisión está en manos del jugador y no depende de nosotros». El presidente malaguista, que siempre había asegurado que Camacho no saldría salvo pago de la cláusula de rescisión, empleó la frase «no depende de nosotros» cuando evidentemente sí depende: el acuerdo no se ha cerrado porque el Málaga aprieta en las fórmulas de pago. Sobra decir que en el entorno del futbolista ha molestado que el jeque culpe al centrocampista de su salida.

Más extraña fue la frase empleada en otro ‘tuit’ por Al-Thani. «No hay tiempo de firmar a otro jugador. El retraso no va en favor del equipo». En el Málaga tratan de no parecer intranquilos, porque asumen que los equipos a los que tantee para comprar o pedir una cesión van a exigir más al tener el club ‘dinero fresco’. Yesa reflexión del presidente precisamente refleja cara a la opinión pública que se trabaja contra el reloj...

El Málaga, como ya indicaba ayer este periódico, comenzó el mismo sábado a buscar alternativas, pero el mercado en el que se ha movido los tres días no es de primer nivel y los contactos se han producido básicamente con clubes que tienen jugadores a los que quieren dar salida. Desde luego, la más que previsible marcha de Camacho ha supuesto un varapalo a los aficionados, quizá porque la mayoría no son conscientes de la situación económica real del club y de las apreturas por el tope salarial. Después de un verano de renovada ilusión ahora cunde la preocupación por el temor a que no se supla como es debido una baja tan relevante.

Es obvio que esta es otra preocupación en el propio vestuario, porque la baja de ‘Cama’ (como lo llaman sus compañeros) es muy importante y puede pasar factura de no ser sustituida convenientemente. Eso sí, sus más cercanos –básicamente, el bloque de futbolistas españoles– estaban al tanto de los acontecimientos e intuían que el partido en Cornellá iba a ser el último del aragonés como malaguista, máxime tras la presencia en el hotel de Barcelona del exmalaguista Cañizares, la persona más cercana dentro de su agencia de representación, Bahía Internacional.

El centrocampista se ejercitó ayer con sus compañeros y parecía que iba a ser la última vez. Fue en la pista interior del estadio de atletismo, donde mostró su actitud habitual tanto en el trabajo como en las bromas. A todos les confesó que ya se veía fuera del Málaga, aunque hoy, salvo cambio drástico en la negociación la pasada madrugada, volverá a hacerlo. Si todo se cierra, Camacho se marchará después de recibir una oferta «descomunal» (cobrará más del doble que en la actualidad), pero quiere hacerlo como cree que merece, por la puerta grande, acorde a sus indudables méritos. Aunque el presidente, quizá sin pretenderlo (porque en realidad lo aprecia), le lanzara la pelota...