Diario Sur
Malaga CF

Juande ya busca fórmulas ante la falta del delantero centro previsto

Juande da toques a un balón durante un entrenamiento.
Juande da toques a un balón durante un entrenamiento. / Salvador Salas
  • En el campo del Espanyol, tras el 2-0 y ante la falta de pegada, optó por acumular hombres de ataque y hasta acabó con un sistema con tres centrales

No se trataba de una petición, sino de una decisión consensuada en mayo. Había que buscar obligatoriamente un portero (por la salida de Ochoa) y un delantero centro para completar la plantilla. La ajustada situación económica del Málaga en relación con el ‘salario Liga’ (el tope salarial asignado por LaLiga a cada club de Primera y Segunda) ha impedido la llegada del ‘nueve’ previsto y por esa razón Juande Ramos ya busca fórmulas para afrontar los próximos meses, a la espera de que en el mercado invernal surja alguna opción interesante y, claro está, se pueda tener más margen de maniobra.

En realidad también se trata de una cuestión numérica. Durante la segunda vuelta pasada el Málaga contaba con cuatro delanteros profesionales: Cop, Charles, Santa Cruz y el incorporado Uche (aunque bien es cierto que este último, sustituto del cedido Tighadouini, apenas pudo aportar). Ahora Juande solo cuenta con tres. Se mantiene Charles y han llegado Sandro y Santos, aunque las dificultades de este en la adaptación –tanto en el plano profesional como en el personal– relegan de momento al uruguayo a un papel muy secundario. De este modo, el joven marroquí En-Nesyri, flamante internacional absoluto con su país, está llamado a convertirse en una pieza más, aunque el entrenador quiere dosificar sus apariciones porque su experiencia es muy reducida (apenas cinco partidos con el filial en Tercera) y desea evitar que la presión y la expectación generada en torno a él puedan pasarle factura en su progresión.

La escasez de movimientos claros en las últimas semanas, propiciada por la falta de un ingreso importante por un traspaso, ya había llevado a Juande a valorar con los miembros de su equipo de trabajo distintas opciones para contrarrestar la falta de ese delantero rematador, de área, que se echa en falta y que, según coinciden todos, solo puede encarnar Charles en algunas fases del encuentro. Básicamente, cuando el contrario esté arrinconado y el Málaga pueda prescindir de piezas de atrás para acumular efectivos en ataque.

Cara a esta temporada la apuesta del Málaga consistió en reforzar los extremos con la presencia de Keko y Jony (a los que se suma Chory Castro), aunque a la hora de la verdad falta un ariete capacitado para aprovechar los servicios desde los costados gracias a su capacidad en el juego aéreo. Sandro y Santos tienen un físico liviano –sobre todo, este último–, lo que los descarta para esta importante función y el joven En-Nesyri brilla más por otras virtudes: la potencia, la espectacular zancada, su buen golpeo con las dos piernas. También conviene apuntar que en la pretemporada ha destacado en las rectas finales, como revulsivo, cuando los defensas, más desgastados, sufren para frenarlo. Por último, queda Charles. Es el más delantero centro, aunque la pasada temporada jugó más tiempo fuera que dentro del área, en una labor sacrificada (e impagable).

De hecho, si se analizan sus goles de la temporada pasada en la Liga, Charles solo firmó tres goles de cabeza. Ydos de ellos tuvieron su origen en acciones de estrategia. Uno fue el 1-0 frente al Celta, al rematar un centro de Rosales en una segunda jugada después de un saque de esquina; el otro, en el primero de los tres tantos a balón parado en Riazor en sendas acciones ejecutadas por Recio. Su única diana en un remate de cabeza en jugada fue en el primero de los dos goles al Granada en La Rosaleda a centro de Torres desde la banda izquierda.

Jony, que acabó como ‘carrilero’ .

Jony, que acabó como ‘carrilero’ . / EFE

La falta de pegada preocupa al cuerpo técnico pese a los datos de la pretemporada, porque entienden que en esta fase apenas hubo rivales de empaque (únicamente el Sampdoria en el Torneo Costa del Sol y el equipo no marcó). Por eso, en el campo del Espanyol Juande empleó hasta tres sistemas.

Si se analiza el partido disputado en Cornellá, Juande empezó con la pareja Camacho-Recio en la medular y Juanpi como medio punta en un 4-2-3-1. Después, a los once minutos de la reanudación, prefirió sacrificar a Recio, introdujo a Charles y retrasó a Juanpi. Pero, al comprobar que el equipo seguía con problemas para generar ocasiones y el encuentro estaba muy cuesta arriba, en la recta final dio un paso más. El manchego aprovechó que en el descanso había incluido a Torres por Ricca (este, con el lastre de una amarilla desde los primeros minutos) para terminar el encuentro con una defensa de tres centrales (Kone-Llorente-Torres). A Rosales lo convirtió en ‘carrilero’ para que fuera una pieza más en ataque –y bien que se notó– y a Jony le pidió que realizara esa misma función en el flanco izquierdo, algo a lo que el asturiano se adaptó muy bien. Con ese esquema que parecía un 3-1-4-2 arrinconó al contrario hasta lograr el empate e incluso soñar con el triunfo.

Ese es uno de los ejemplos de lo que puede suceder a partir de ahora sin ese delantero centro de área con buen juego aéreo para aprovechar los servicios de los extremos. Juande siempre brilló en sus equipos (y en el Málaga no fue una excepción) por sus variantes tácticas y por no ser un entrenador que cambia pieza por pieza. Pero también por su afán por jugar por las bandas. Sin ir más lejos, en su primera etapa como entrenador blanquiazul no dudó en reubicar a Edgar en la derecha por delante de Manu e incluso Gerardo.

A partir de ahora surgen varios interrogantes en relación con los planes de Juande ante la ausencia de ese ‘nueve’ de área. ¿Sacrificará una de las bandas para reubicar a Juanpi, con buen disparo en sus incursiones si entra en diagonal desde el flanco derecho? ¿Reforzará la medular con un hombre más para dar más libertad a las piezas ofensivas y tratar de tener más llegada? ¿Utilizará en más ocasiones ese sistema con ‘carrileros’ empleado en el feudo del Espanyol? Desde luego, a los entrenadores rivales les va a costar mucho más adivinar las intenciones del manchego en cuanto al sistema de juego.