Diario Sur
Malaga CF

La madurez de Samu Castillejo

Samu Castillejo celebra un gol con Leo Baptistao .
Samu Castillejo celebra un gol con Leo Baptistao . / Afp
  • «El primer año quieres que la gente te vea, pero el aprendizaje te permite elegir mejor el momento para atacar», recalca

  • El malagueño se ha visto beneficiado por la llegada de Escribá: «Me ha dado confianza. ‘La pelota es tuya, guárdala; este va a ser tu año’, me dijo cuando llegó»

Está más cerca de los 22 que de los 21 años (los cumplirá en enero), pero Samu Castillejo se expresa casi como un veterano. Probablemente sea porque desde pequeño ha ido por delante de los demás y ha sido el centro de las miradas. En dos temporadas y poco en la élite ya ha disputado 64 partidos (34, 28 y 2), de modo que tiene una visión muy clara de lo que sucede dentro y fuera del terreno de juego cuando uno está al máximo nivel.

El futbolista del Villarreal sabe cuál es el camino. Su agente y amigo, Rafa Zurro, le puso el listón alto: «Tu objetivo debe ser mantener la progresión para llegar al Mundial de Rusia». Y en ello está. Sigue viviendo con sus padres, mantiene una vida muy ordenada y solo está centrado en el fútbol. Nada lo distrae. Hasta ha tratado de abstraerse de todo lo que ha rodeado a la salida de Marcelino, aunque en su entorno aseguran que ha ganado mucho con la llegada de Fran Escribá. «Hice unas declaraciones y se malinterpretaron. No se trataba de una crítica o de hablar mal del anterior entrenador; simplemente quería hablar del presente, de que el nuevo míster me ha dado confianza. ‘La pelota es tuya, guárdala. Juega con tranquilidad, este va a ser tu año’, me dijo Escribá cuando llegó. A eso quería referirme. No me gustan las polémicas», explica a este periódico.

Pero sí es cierto que el ‘feeling’ entre Marcelino y ‘Casti’ –como se le conocía en el vestuario malaguista– se desvaneció pronto. Bueno, en realidad es archiconocido en el mundillo futbolístico que el entrenador asturiano estaba enfrentado al vestuario. «Yo soy un jugador de salir al campo con la mente libre», recalca. Queda todo dicho. El anterior técnico lo hacía sentirse encorsetado. «Le dice hasta dónde debe poner el balón en cada situación», comentaban sus más cercanos allá por noviembre.

Samu Castillejo está deseoso de jugar en La Rosaleda. «El sábado espero mucho cariño. Como el año pasado. La Rosaleda siempre ha valorado que soy un futbolista que venía de abajo. Fue increíble lo que sentí el año pasado cuando salí a calentar». Esta vez sus padres volverán a coger el coche el viernes para venirse a Málaga con la ilusión de verlo jugar. Aún se recuerda la carantoña que le hizo Marcelino cuando lo dejó sin jugar. «Empecé bien la temporada y habló conmigo. Me dijo que prefería que jugara días después contra el Atlético, pero me comentó que iba a tener minutos. Luego se lesionó Jonathan...» Yse quedó con las ganas.

A Samu Castillejo se le ve distinto. Yno solo porque Escribá lo haya colocado en la banda derecha. «El míster me da más libertad en esa zona y a mí me gusta. Siempre me he sentido más cómodo en la derecha, porque me permite meterme más por dentro y hacer el regate con más facilidad. No sé si jugaré, pero estoy muy a gusto ahí», confiesa. Claro que su madurez se observa también en su juego. Antes iba a todo trapo a buscar al rival y ahora parece masticar más la jugada, interpretar mejor el juego, no precipitarse al querer jugar a pocos toques. «Es evidente que al final vas cogiendo experiencia con más partidos. No es lo mismo que en el primer año de profesional, cuando uno lo que quiere sobre todo es que la gente te vea... Ese aprendizaje te permite saber elegir mejor el momento para atacar. Cada partido que pasa uno se siente más maduro».

Su ‘hermano’ Juanpi

La conversación con el malagueño se produce horas después del estratosférico gol de su ‘hermano’ Juanpi con Venezuela frente a Argentina. Hace un año, en SUR, él pidió tiempo para su amigo. «Es un grandísimo futbolista y acabará demostrándolo. Estoy convencido», predijo. Hoy el fútbol mundial ya disfruta de él. «De medio campo hacia arriba es el líder de las acciones de ataque del Málaga y todas las jugadas de calidad salen de sus botas. Es importante que un entrenador te dé galones, como le pasa ahora a él, porque así tienes confianza para mejorar el rendimiento tuyo y el de tu equipo. Si encima tienes la calidad que él tiene...»

No llega el Villarreal para tirar cohetes, pero... «En un equipo con tantos jugadores nuevos se requiere tiempo. Todo lo que ha ocurrido con el cambio de entrenador ha influido, porque se formado mucho lío fuera. Pero también la previa de Champions la afrontamos con ocho lesionados y muchos jugadores que acababan de llegar estaban por adaptarse y no sabían realmente tanto como los que estábamos aquí lo que nos estábamos jugando». Samu Castillejo ya parece un veterano de todavía 21 años por la forma de expresarse. Seguramente sea porque solo piensa en fútbol y en ese reto del Mundial de Rusia.