Diario Sur

Malaga CF

...Y el extremo Boussefiane ya está en la recámara

  • Desde hace semanas se habla (y mucho) de otro joven jugador marroquí de la cantera del Málaga

Desde hace semanas se habla (y mucho) de otro joven jugador marroquí de la cantera del Málaga. Se le conoce por su apellido, Boussefiane, aunque sus compañeros optan para ello por el nombre de pila, Hachim. No juega en punta, como sucede con En-Nesyri, aunque es también un futbolista muy importante en el frente de ataque del equipo de la División de Honor juvenil que vuelve a dirigir el exlateral malaguista Sergio Pellicer.

¡Quién le iba a decir hace unos años a Abdallah ben Barek que tendría a tantos compatriotas casi al mismo tiempo en el Málaga! De una tacada el ahora consejero consultivo, al que le gusta estar muy pendiente de ellos, se ha encontrado con Amrabat, Tighadouini, Mastour, los cuatro jugadores que llegaron el año pasado y ahora Boussefiane. La irrupción de este último ha sido tan llamativa en el primer mes de competición que lógicamente muchos le preguntan por sus virtudes.

Porque, pese a la baja de Manel Casanova y a la cargada agenda del director deportivo, Arnau siguió hace meses los pasos de su mentor y se marchó a la Academia Mohammed VI para ver a un par de jugadores de los que ya se tenían buenas referencias. El excapitán blanquiazul se inclinó por Boussefiane, puesto que se vio deslumbrado por la capacidad de este extremo derecho, juvenil de segundo año, para desbordar por la banda y centrar constantemente. En algunos partidos, y no es exageración, ha superado la treintena de servicios al área. Los elogios son constantes, pero en el seno del club –y en esa tarea se vuelcan Pellicer y su equipo de trabajo– quieren que explote sus virtudes con otros movimientos para que tenga más presencia en la zona de remate. Es decir, más gol.

Temas