Diario Sur

Malaga CF

Duda completa una remontada imprescindible (2-1)

fotogalería

Recio se abraza con Duda mientras también se felicitan otros jugadores malaguistas. / Álvaro Cabrera

  • Marcó el gol del triunfo y fue imprescindible en la reacción del Málaga, que jugó casi una hora con un hombre más frente al Athletic

Duda hizo bueno ayer el dicho de que los viejos roqueros nunca mueren. A sus 36 años está en la recta final de su carrera profesional, pero su aportación volvió a ser una vez más determinante. El veterano portugués no sólo ayudó con el gol que completaba una remontada imprescindible para el Málaga, sino que asistió el empate de Sandro un minuto antes y también puso sobre el campo oficio en una fase final del encuentro, como casi todo el choque, bronco y fuerte. Cuando parecía que la situación era más complicada y que el final del partido se aproximaba sin piedad, el Málaga reaccionó para superar el gol de Aduriz en poco más de un minuto.

Los malaguistas jugaron con un hombre más durante casi una hora (en el minuto 94 también fue expulsado Koné), lo que llevó al Athletic a atrincherarse en su campo en el segundo periodo para defender el 0-1 conseguido nada más arrancar el encuentro en un nuevo error en la defensa. El partido del conjunto blanquiazul, pese al triunfo, presentó muchas carencias en diversas zonas del campo, desde la defensa hasta el ataque. La victoria, de esta forma, no debe ocultar el mal funcionamiento del conjunto malagueño atrás, la escasa capacidad de creación y la conocida poca pegada. Los tres puntos sumados son excelentes para un Málaga que comenzaba ya a sufrir, los necesitaba, con la zona de descenso demasiado próxima, pero también deberán servir para la reflexión desde la tranquilidad. Porque el equipo tiene que mejorar, y mucho.

noticias relacionadas

Juande apostó de entrada por un once muy próximo al previsto, aunque con sorpresas. Dio entrada a Koné, que había tenido problemas físicos, en el lugar de Torres, que jugó ante el Betis, mientras que tampoco estaba ni en la convocatoria Jony. Y en esta ocasión el comienzo fue nefasto para los malaguistas. De inmediato se adelantó el Athletic en otro clamoroso fallo en defensa: Aduriz le ganó la partida a Llorente y superó a Kameni. Un desastre para los locales, que partían con muchas urgencias.

Los fantasmas defensivos aparecieron de inmediato y el plan que pudiera tener el equipo quedó anulado. Tras otro error en la salida del balón de Koné, los centrales eran examinados al detalle en cada acción. El nerviosismo se apoderó del conjunto malagueño durante algunos minutos. Aduriz, incluso, reclamó un penalti por una caída en el área, pero Del Cerro Grande no lo consideró, pero tampoco lo amonestó por simular.

A contracorriente

El Málaga estaba luchando contracorriente, con una ambiente ya enrarecido y con un marcador negativo. El juego era trabado, con muchas detenciones y sin apenas oportunidades, aunque el once de Juande apretaba y se aproximaba con peligro a la meta de Iraizoz. Juanpi tuvo la opción más clara desde el borde del área, y Williams también pudo incrementar el marcador en una acción en la que estuvo más atento Kameni.

Tras el mazazo del gol al comienzo, en la fase final del primer periodo, llegó una noticia positiva para el equipo blanquiazul al quedarse con un jugador más en el campo: Rosales golpeó a Balenziaga al sacar el balón, mientras que este último reaccionó desde el suelo y agredió al venezolano. El árbitro lo entendió así y el futbolista del conjunto vasco fue expulsado. Comenzaba un partido nuevo con 55 minutos largos por delante.

Después de la polémica llegó el descanso demasiado pronto, por lo que las bazas del Málaga debían esperar a la reanudación. Juande apostó directamente por En-Nesyri y dejó en el vestuario a Llorente. Camacho retrasó su posición para actuar de central cuando el equipo se defendía (el Athletic estaba con diez). Y comenzó el claro dominio local, como era de esperar. La creación de juego, sin embargo, no llegaba al aprobado.

Tuvieron oportunidades para empatar Rosales y En-Nesyri, este en tres ocasiones, pero la suerte y el muro del Athletic eran infranqueables. Ya con Juan Carlos y Duda en el campo, el Málaga seguía buscando las carencias de un Athletic. La presión sobre la meta de Iraizoz iba en aumento, y en uno de los rechaces llegó el empate por medio de Sandro. El público estalló de alegría tras un mal partido, y más lo haría cuando un minuto más tarde marcó el determinante Duda para darle la vuelta al marcador. Y el suspense acabó con el segundo triunfo malaguista.