Diario Sur
Malaga CF

Dos ‘cenicientas’ que no lo son tanto

amacho, Recio, Torres y Juan Carlos, en el entrenamiento de ayer por la tarde.
amacho, Recio, Torres y Juan Carlos, en el entrenamiento de ayer por la tarde. / Salvador Salas
  • Los próximos rivales del Málaga, el Alavés y el Leganés, se han adaptado muy bien a la categoría

  • El cuadro vitoriano ofrece escasas fisuras defensivas, y el madrileño es de momento el mejor de la Liga como visitante

Un falso llano en el recorrido. Nada más que eso. Frente a la sensación dominante de que el Málaga aún atraviesa una etapa favorable del calendario liguero, justo el final del mismo, la realidad es que sus dos próximos partidos, ante rivales recién ascendidos a la categoría, encierran mucha más dificultad de lo que puede parecer sobre el papel. La lenta puesta a punto del cuadro que entrena Juande Ramos se someterá a examen frente a dos de los conjuntos que mejor defienden en la categoría y que más rentabilidad sacan a la situación de no asumir la iniciativa del balón.

El Málaga visitará el domingo al mediodía al Alavés y, una semana después, recibirá al Leganés. Teóricamente agotaría el tramo más sencillo de su calendario, ya que su siguiente cita es en el Vicente Calderón y antes de acabar la primera vuelta deberá medirse también al Barcelona, el Real Madrid, el Sevilla, el Celta o el Valencia. Pese a la creencia de que el Alavés y el Leganés plantean a las huestes de Juande Ramos una buena oportunidad para optar a sumar seis puntos de una tacada y situarse ya en un puesto clasificatorio más acorde a las expectativas, el cuerpo técnico conoce perfectamente la dificultad de la empresa y durante los próximos días se va a transmitir con claridad este mensaje a los jugadores. Será necesaria una intensidad máxima en el campo para sorprender a estos dos rivales.

El Alavés de Pellegrino ha logrado una solidez difícil de explicar para un conjunto con una quincena de fichajes en el verano, y que sólo mantuvo en sus filas a lo más granado de los héroes del ascenso. Lo más normal en una plantilla tan remodelada es que hubiera que tener paciencia en cuanto a su rendimiento, máxime ante el salto de categoría, pero no ha sido así. El cuadro vitoriano ha ofrecido una excelente imagen ante los equipos más poderosos de la competición. Ha sido uno de los dos equipos que ha logrado ganar al Barcelona, pero además en el Camp Nou. No lo hizo con un simple y afortunado 0-1, sino marcando dos goles (1-2) y concediendo muy pocas ocasiones al rival.

También fue capaz de empatar ante el Atlético de Madrid (1-1) y solo cedió en los instantes finales contra el Valencia y el Sevilla (sendos 2-1).

El equipo alterna el 4-3-3 y un más defensivo 5-4-1, que ha empleado en los partidos a priori más difíciles. A pesar de la presencia de muchos jugadores nuevos, ha rentabilizado sus ocasiones de gol y se ha mostrado muy solidario y ordenado en defensa. La presión empieza desde arriba, con jugadores muy sacrificados como Toquero, Edgar o Deyverson. El resultado es que con un calendario muy exigente el Alavés promedia exactamente un gol en contra por partido en este arranque liguero, y es duodécimo en la clasificación.

Gran organización táctica

La sensación de equipo muy trabajado, que funciona de forma muy organizada en lo táctico, no es monopolio del Alavés. También del que será el siguiente rival del Málaga. El Leganés visitará La Rosaleda (domingo 23, a las 18.30 horas) avalado por ser el mejor conjunto fuera de la competición, con nueve puntos en sus cuatro salidas. Se impuso en las dos plazas gallegas (0-1 en Balaídos y 1-2 en Riazor) y en Granada (0-1). Su única derrota llegó en Gijón (2-1).

Aunque totaliza diez tantos en contra, en realidad la cifra es engañosa. La mitad de los tantos llegaron en un solo encuentro, en el duelo ante el Barcelona (1-5), en el que pagó las consecuencias de un planteamiento de juego inusitadamente atrevido y diferente al que ha exhibido en el resto de citas. De esta forma, sólo ha recibido cinco goles en los seis partidos restantes, lo que da idea de su seriedad en el trabajo, con resultados como un 0-0 ante el Atlético de Madrid.

También el Leganés incorporó a un buen número de jugadores, y a diferencia del Alavés recurrió a un sinfín de rotaciones en las primeras jornadas, aunque ahora parece que el once inicial está más definido. El liderazgo de Mantovani en la defensa y la calidad de la pareja brasileña Gabriel-Luciano son clave, así como la calidad de algunos de sus hombres de las banda, los Szymanowski, Omar y Machís.

El duro examen que se le plantea al Málaga antes los ordenados Alavés y Leganés se completa con la visita al Atlético de Madrid (sábado 29, a las 18.30 horas), un equipo con sólo dos goles encajados y que lidera la competición. Cuando se coloca con el marcador a favor resulta un equipo muy difícil de abordar. El equipo entrenado por Simeone va camino de batir récords defensivos de la Liga. Si el esloveno Oblak mantuviera su promedio, sólo recibiría en torno a once tantos al final de la competición, cifras inéditas en la historia del torneo.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate