Diario Sur

Malaga CF

Kuzmanovic: «No creo que sea exagerado hablar de Europa; hay mucho talento en la plantilla»

Kuzmanovic, ayer por la mañana en el estadio Ciudad de Málaga.
Kuzmanovic, ayer por la mañana en el estadio Ciudad de Málaga. / Álvaro Cabrera
  • «Vamos a más, los triunfos frente al Eibar y el Athletic le han dado confianza al equipo», afirma el medio centro suizo

Con su profundo dominio de los idiomas, el serbosuizo Zdravko Kuzmanovic (Thun, 1987) podría haberse ganado la vida como profesor, pero lo hace de un modo mejor con la pelota, esa afición que le inculcó su progenitor y que le ha llevado ya a jugar en tres de las cuatro mejores ligas europeas (en Italia, en el Inter, el Fiorentina y el Udinese; en Alemania, en elStuttgart, y ahora, en España, en el Málaga). ‘Kuzma’ muestra un anillo reluciente y acude con gorra también a su primera entrevista desde que recaló en el Málaga. Fabian Pakulat hace de intérprete. Afincado en Marbella con su familia, el centrocampista se había ganado un hueco de titular justo antes de lesionarse (tendinopatía aquílea).

–¿Cómo está viendo el arranque del Málaga? Había unas expectativas superiores en torno al equipo. ¿Es consciente de ello?

–Creo que vamos a más. Al principio no fueron los resultados esperados, pero había muchos jugadores nuevos, otro entrenador, nuevos conceptos. Había que ponerse en forma también... pero pienso que los triunfos ante el Eibar y el Athletic le han dado confianza al equipo, que es muy importante para afrontar los próximos partidos. En los dos próximos choques (en referencia a los duelos contra el Alavés y el Leganés) confiamos en dar un paso adelante.

–En el próximo rival, el Alavés, juegan dos compatriotas suyos: Krsticic y Katai. ¿Los conoce? ¿Le han hablado del que será el siguiente contrincante?

–He conocido sólo a Krsticic, porque coincidí con él en mi etapa en Italia. Jugaba en el Sampdoria, pero no tengo un contacto cercano y no hemos hablado del Alavés.

–¿Qué conocen del Alavés? ¿Han hablado ya sobre él y su organización defensiva?

–La verdad es que como en los últimos días me he entrenado fuera del equipo y faltan por volver varios futbolistas todavía no hemos hablado de él.

–¿Son exageradas las expectativas de jugar competición europea?

–No, porque hay mucho talento en esta plantilla. Tenemos muchos jugadores jóvenes y con proyección de futuro. Creo que una vez que arranque de verdad el equipo podemos colocarnos ya en puestos europeos.

–¿Qué es lo que más le gusta de Málaga?

–Todo (... risas). Me siento muy cómodo aquí. Estoy encantado con la gente y espero que siga así por mucho tiempo.

–Aunque es muy pronto, ¿le gustaría que se ejerciera esa opción de compra para continuar (cerca de dos millones de euros, a abonar al Basilea)?

–Llevo sólo tres meses aquí, pero lo que he visto me encanta y si al final de la campaña el Málaga ejerciera esta opción me sentiría feliz. Si estoy al cien por cien me considero una buena opción para ayudar al equipo

–¿Cómo empezó en el fútbol?

–La verdad es que fue todo por culpa de mi padre, que era un amante del fútbol. Desde muy pequeño me traía a los campos para jugar. No tengo familiares deportistas de élite.

–¿Se siente más suizo o serbio?

–Mi país de origen es Serbia y me siento serbio. Toda mi familia es de allí, aunque naciera en Suiza (en Thun) y tenga conexión también con este país. En casa siempre hablábamos en serbio.

–Pero jugó con la selección sub-21 suiza y después ya sí fue convocada por la absoluta de Serbia...

–De corazón me siento más serbio y por eso fue uno de los días más felices de mi vida poder debutar con la selección de este país. Tenía sólo 19 años y aprendí mucho a las órdenes de Javier Clemente. Tengo un gran recuerdo.

–En su carrera de jugador, ¿qué entrenadores le han marcado más?

–Sobre todo, Christian Gross, que me llevó al Basilea, y también los italianos, Cesare Prandelli (ahora en el Valencia) en el Fiorentina, y Roberto Mancini, en el Inter de Milán. En la Bundesliga tuve muchos entrenadores y con tanto cambio es difícil quedarse con alguno.

–En la temporada 2010-11, en el Stuttgart, marcó nueve goles, una cifra que se sale claramente del promedio de su carrera, con dos o tres dianas por curso.

–Repasando estos años, es en el Stuttgart donde tuve más continuidad, y eso me ayudó a tener confianza en mi juego y en llegar a esa cifra de goles en esa temporada. Pero jugaba también de ‘pivote’ y tenía dos centrocampistas por delante, pero llegaba mucho al área para definir, como ‘box to box’. No obstante, aunque estaba muy cómodo allí, cuando me llegó la oferta del Inter (que fue de ocho millones de euros) no pude decir que no.

–Usted tiene experiencia en la Serie A italiana, en la Bundesliga y ya en la Liga española ¿Qué rasgos definen a cada competición y las diferencian?

–En Italia estuve seis años y es la competición que más conozco. Es muy táctica y defensiva, se juega mucho orientado al resultado. En Alemania el fútbol es más abierto y se corre de campo a campo, mientras que en España el juego es muy rápido en la ejecución, hay que estar muy bien desde el punto de vista táctico y en cuanto a velocidad.

–¿Cuál cree que ha sido el momento cumbre de su carrera?

–Por desgracia no pude ganar ningún título (sólo una Copa suiza, en 2007 con el Basilea), pero me quedo con un derbi que pudimos ganar con el Inter al Milan. En el Stuttgart era muy difícil ganar títulos ante el todopoderoso Bayern Múnich, y luego mi presencia en la fase final del Mundial de Sudáfrica (disputó los tres partidos de la primera fase con Serbia).

–No juega con Serbia desde noviembre de 2014, ¿tiene aún expectativas de volver?

–No, ya dejé claro en ese momento que no quería que me volvieran a llamar para concentrarme en los clubes en los que estuviera.

–¿Tiene algún ‘hobby’?

–Soy muy aficionado al fútbol, así que lo sigo viendo fuera del campo, cuando estoy en casa. Veo muchos partidos.

–¿Se considera maniático, supersticioso?

–No especialmente. No suelo repetir cosas. Me preparo para cada partido, que es un mundo, pero no me considero supersticioso.

–¿Qué jugador le parece más completo en su posición en el panorama actual?

–Thiago Motta.

–¿Cuántos idiomas puede hablar con normalidad?

–Muy bien el serbio y el alemán. También puedo hablar francés e inglés, y espero pronto defenderme en castellano.

–¿Cómo se comunica con sus compañeros?

–Al principio me ayudaba Keko por su pasado en Italia, y también hablaba en francés con Koné. Luego ya me he ido comunicando con el resto en inglés o en español. No suele haber dificultades, porque al final el fútbol es un idioma universal. Es más sencillo.

Temas