Diario Sur
Malaga CF

La alineación más indescifrable del Málaga

Sandro pugna con Juan Carlos, en presencia de Llorente y de Juande Ramos, en un entrenamiento de esta semana.
Sandro pugna con Juan Carlos, en presencia de Llorente y de Juande Ramos, en un entrenamiento de esta semana. / Álvaro Cabrera
  • El regreso tardío de algunos internacionales, la sanción de Koné y la opción remota de recuperar a alguno de los tocados mantienen en suspense el plan malaguista en Mendizorroza

Las dos semanas de receso en la competición liguera están siendo poco menos que un castigo para el Málaga. El cuerpo técnico, condenado a trabajar la mayoría de los días con apenas una docena de futbolistas de campo de la primera plantilla, sólo puede encontrar un aspecto positivo en el hecho de que no se jugara el pasado fin de semana: ganar tiempo para la recuperación de los lesionados.

La posibilidad de encadenar al fin dos victorias se le ha complicado al Málaga. Seguramente, hubiera sido más favorable haber competido poco después del subidón de ánimo de la remontada al Athletic, pero además se han sumado las lesiones de piezas importantes. Tres ya habían caído antes de esa fecha, Weligton, Keko –con una lesión muscular mientras calentaba en el descanso del partido ante el Betis–, y Kuzmanovic, que se resintió en Sevilla y no evolucionó favorablemente después de su tendinopatía aquílea. A ellos se han sumado Charles y Recio.El primero arrastraba molestias en su rodilla izquierda desde semanas atrás, pero su pundonor y profesionalidad lo llevó a seguir jugando. La articulación se le hinchaba, hasta que se detectó esta semana un edema óseo, lo que ha llevado a la determinación de que pare y se tome más tiempo para recuperarse.

Mientras, Recio sufre unas molestias musculares que no revisten la suficiente gravedad como para que se le dé por descartado para el domingo, aunque parece lo más probable. En igual tesitura están Weligton, Kuzmanovic y Keko, que desde el martes van mejorando su puesta a punto. Los dos primeros siguen haciendo carrera continua, y todavía no han trabajado con el balón, y el extremo se puso a las órdenes del readaptador, Hugo Camarero, en el terreno de juego. En todo caso, parece precipitado que llegaran a tiempo, máxime en una jornada octava del campeonato, sin necesidad de arriesgar.

Otros condicionantes

Todos estos aspectos mediatizan el plan de Juande Ramos para medirse al Alavés, pero hay más condicionantes, la sanción a Koné y el regreso tardío de varios internacionales. De hecho, hoy estará de vuelta En-Nesyri, pero a los sudamericanos (Ricca, Mikel, Rosales y Juanpi) no se les espera hasta la sesión de mañana. De esta forma, solo tendrán dos entrenamientos para preparar el partido en Mendizorroza con el resto del grupo.

Así las cosas, son muchas las disyuntivas para Juande. Una está relacionada con Juanpi, pieza clave en el equipo.Después del anterior ‘parón’ de selecciones fue reservado ante el Athletic y salió en el segundo tiempo. Esta vez tendrá más margen desde su regreso a España, pero no mucho más, porque el partido es fuera y un domingo por la mañana. El volante ha jugado los dos partidos con Venezuela, aunque ayer sólo estuviera una hora en el campo.

Hay más. La decisión acerca de la composición del centro de la defensa es otra vez peliaguda. Teóricamente los elegidos, casi por descarte, han de ser Llorente y Torres. El primero, pese a su discreto rendimiento en casi todos los encuentros. Las otras soluciones pasan por un ‘milagro’ con Weligton, dar la alternativa a Mikel o volver a retrasar a Camacho, pero esto último es casi inviable si en principio no se cuenta con Kuzmanovic ni Recio.

La última decisión clave de Juande Ramos tiene que ver con la disposición del centro del campo, algo directamente vinculado al sistema de juego. ¿Mantendrá el 4-4-2 de los últimos partidos? Tiene jugadores para ello, pero parece una solución algo forzada. Junto a Sandro, en punta, tendría que jugar En-Nesyri o Santos, pero el marroquí aún no ha sido titular en ningún partido y el ‘charrúa’ está inédito. Además, hay pocos medios centro defensivos. Encajaría más el 4-1-4-1, con Camacho y dos jugadores a elegir entre Pablo, Juanpi y Duda por delante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate