Diario Sur
Malaga CF

Duda, casi once años después

Duda trata de presionar a Edu Alonso en Mendizorroza en febrero de 2006.
Duda trata de presionar a Edu Alonso en Mendizorroza en febrero de 2006. / Iosu Onandia
  • El capitán vuelve a Vitoria, donde Manolo Hierro lo repescó después de que el club lo tuviera apartado casi una vuelta en la temporada del descenso

  • La derrota por 3-2 en Mendizorroza liquidó el amago de reacción del equipo, que comenzó una racha de 16 jornadas sin ganar y solo sumó cuatro empates

Precisamente cuando parecía condenado al ostracismo, Duda ‘resucitó’ ante el Athletic. El capitán vuelve a estar de nuevo en el primer plano, justo cuando el Málaga regresa a un estadio que él nunca olvidará: Mendizorroza. En el recinto del Alavés se produjo su esperada y deseada reaparición hace casi once años después de que los dirigentes del club lo tuvieran apartado por su negativa a renovar. Así ocurrió durante casi una vuelta y fue un factor clave en el descalabro del equipo y el único descenso con la actual denominación.

El ‘caso Duda’ marcó aquella temporada 2005-2006 de la que también pueden dar fe el hoy director deportivo, Francesc Arnau, y uno de los ayudantes de Juande Ramos, Marcelo Romero, cuya lesión de rodilla en el primer partido de Liga (en Vigo) también fue clave en una campaña desastrosa desde el punto de vista deportivo. El portugués argumentó que no quería renovar porque en la situación anterior se había visto presionado por el club, pero el tiempo demostró también que su salida obedecía a los gravísimos problemas económicos del Málaga y a no pocas promesas incumplidas por parte de los dirigentes. Estos dos factores convirtieron el día a día en un polvorín y en apenas unos meses pudieron desembocar en la desaparición.

Duda vivió una situación insólita. Después de una primera exclusión por decisión del director general, Antonio Mendoza, y el director deportivo, Manolo Hierro, se decidió su reintegración al equipo. No pudo ser más brillante. Aún se recuerda la exhibición del portugués en Mallorca, donde el Málaga goleó por 1-4 con dos goles del ‘proscrito’. Pero a los pocos días los responsables del club lo apartaron, se suponía que definitivamente.

Antonio Tapia no pudo contar con Duda desde la quinta jornada... hasta que el fuengiroleño fue destituido. Se hizo cargo de la plantilla precisamente Manolo Hierro en una decisión del presidente, Serafín Roldán, y en contra de la opinión del que había sido responsable de la parcela deportiva hasta junio de 2005, Carlos Rincón. Fue tomada en Barcelona, después de la derrota del equipo ante el Espanyol.

Victoria ante el Athletic

El azar ha querido que casi once años después el Málaga regrese a Mendizorroza en partido de Primera División, también tras enfrentarse y vencer en casa al Athletic. Así ocurrió el 12 de febrero de 2006 en el estreno de Hierro en el banquillo. Otras dos coincidencias: el equipo blanquiazul también se impuso por 2-1 y el gol visitante tuvo la rúbrica de Aduriz (fue el 1-1, porque antes marcó Litos y después lo hizo Salva). En su debut el veleño no recurrió al luso, pero sí una semana más tarde, en Vitoria. Claro que para ello fue necesario que Duda perdonara el 20 por ciento de la cantidad que le adeudaba la entidad de Martiricos...

El club 'perdonó' a Duda.

El club 'perdonó' a Duda. / SUR

El futbolista estuvo entonces a buen nivel, aunque acusó la inactividad. Eso sí, quedó demostrado que dejarlo en la grada había sido un lujo. El Alavés se puso 3-0 gracias a un autogol del central César y a los tantos de sus delanteros Aloisi y Bodipo –este, tras golpearle el balón de rebote en un despeje de Arnau–, hasta que el portugués marcó en el minuto 70 en un magistral lanzamiento de falta. Antonio Hidalgo dejó en exiguo el marcador para los locales al batir a Costanzo en el minuto 90... en un córner lanzado por Duda. En el Málaga jugaron Arnau; Gerardo, Litos, César (Antonio López), Alexis; Edgar (Gabriel), Bóvio (Juan Rodríguez), Antonio Hidalgo, Duda; Couñago y Chengue Morales.

Aquella derrota no solo cortó de raíz la reacción del Málaga, que había llegado a Mendizorroza fuera del descenso, en el decimoséptimo lugar. También supuso el comienzo de una caída en picado. Encadenó tres derrotas seguidas que lo llevaron al ‘farolillo rojo’ y de ahí ya no salió. Fue incapaz de ganar en las últimas dieciséis jornadas, sumó únicamente cuatro puntos (producto de otros tantos empates) y se despidió de la élite con un humillante 5-0 en el Carranza.

Mientras, a Duda le pasó factura la inactividad (estuvo 140 días sin competir). Aguantó tres partidos hasta que se lesionó, luego descansó una jornada y a la siguiente forzó para disputar unos minutos, enlazó otros cuatro encuentros hasta que recayó. Después de otras dos semanas en el dique seco, fue convocado y no jugó, y volvió a contar para Hierro, pero al segundo partido tuvo que retirarse por problemas físicos en Villarreal a los diez minutos. El portugués acabó en el Sevilla, a las órdenes precisamente de Juande Ramos, el entrenador que le había dado continuidad en el Málaga.

Ahora Duda vuelve a Mendizorroza. Probablemente no sea como titular, pero de nuevo en primer plano. Casi once años después. El tiempo pasa para todos, menos para el portugués.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate