Diario Sur

Malaga CF

Un lateral, el mejor delantero

Un salto entre Toquero y Camacho al final del partido.
Un salto entre Toquero y Camacho al final del partido. / Paulino Oribe. Agencia LOF
  • Marcó el único gol malaguista, su primero en España, y fue el máximo rematador del equipo, junto a Sandro, y el más incisivo

El mejor atacante del Málaga fue un lateral, en concreto Rosales. Para el venezolano no existe el denominado ‘virus FIFA’. El jugador actuó frente a Brasil en la madrugada del miércoles, pero ayer fue titular de nuevo y rescató un punto para el equipo en un fenomenal zapatazo cruzado que entró muy cerca del poste defendido por Pacheco. Faltaban apenas cinco minutos para el final, y cuando menos méritos hacía el Málaga llegó la sorpresa.

La paradoja fue que el ‘dos’ se convirtiera en el elemento más incisivo. Hasta cuatro remates totalizó en el partido de ayer, los mismos que Sandro y sin verse superado por ningún otro jugador del equipo. Rosales ya lo intentó con peligro en dos ocasiones antes de su gol. Primero, en un remate desde fuera del área de primeras que detuvo Pacheco (minuto 37). Técnicamente, era muy difícil la ejecución y haber logrado que saliera entre los tres palos. Posteriormente, en el 63 disparó por bajo al lateral de la red, en una acción en la que llegó a reclamar saque de esquina y que pudo provocar un efecto óptico de gol en la banda contraria de Mendizorroza.

Fue en su tercer remate peligroso cuando llegó el gol, al aprovecharse de un despeje de Marcos Llorente desde la frontal del área que en principio no entrañaba gran peligro. La ejecución del defensa fue formidable, en un golpeo de ensueño, de esos en los que no se prodigan los laterales pero que cuando acaban en gol figuran entre los mejores del fin de semana.

Pacheco trata de despejar de forma apurada de puños.

Pacheco trata de despejar de forma apurada de puños. / Paulino Oribe. Agencia Lof

Rosales logró así su primera diana con el Málaga en un partido oficial. Su anterior tanto fue en su etapa en la Eredivisie, en las filas del Twente, y ante el ADO La Haya (26 de octubre de 2013). Casi se cumplen tres años de aquella ocasión. Curiosamente, el jugador partió ayer en una posición más adelantada en la banda derecha, lo que no se le había visto nunca en su etapa de malaguista, pero fue algo efímero, porque la lesión de Llorente y la entrada de Juanpi le devolvió a su zona natural, la del costado derecho de la zaga.

Desde allí aprovechó mejor el pasillo que le ofrecía Pablo, que jugó como falso extremo, mucho más como interior. Del mismo modo que Theo percutió para su equipo en ese carril, Rosales hizo lo propio ante el talento de origen galo. «Estoy contento. Lástima que no pudiésemos llevarnos más puntos.

El equipo se sacrificó en todo momento y hay que seguir así», declaró el venezolano, que es junto a Kameni y Camacho el único malaguista que n se ha perdido ni un solo minuto en la Liga. «Ellos tuvieron un poco de suerte en el gol y ya pudieron controlar el partido. El equipo empezó bien, pero con el gol nos desestabilizamos. Ya en la segunda parte fuimos a por el partido», añadió, sin considerar el 1-1 como afortunado.

Temas