Diario Sur

Malaga CF

¿Qué le pasa a Juanpi?

Juande le dio ayer algunas consignas a Juanpi, al que animó tras las últimas actuaciones y la expulsión en Vitoria.
Juande le dio ayer algunas consignas a Juanpi, al que animó tras las últimas actuaciones y la expulsión en Vitoria. / Salvador Salas
  • La acumulación de partidos y el conocimiento de los rivales de su forma de jugar han influido en su declive

  • El jugador se encuentra a su nivel físico habitual y, aunque nunca ha rehuido el protagonismo, también se adapta al rol de que todo el juego del equipo gira en torno a él

Si a estas alturas nadie discute que el futbolista más importante del Málaga en el plano ofensivo es Juanpi, menos aún que el venezolano no pasa por su mejor momento. ¿Qué le pasa a Juanpi? Eso se preguntan los aficionados ante el bajo rendimiento del ‘10’ en los últimos encuentros y, sobre todo, después de completar una mala actuación (sin paliativos) en Mendizorroza frente al Alavés, culminada además por una expulsión absurda.

La secuencia, captada en la mañana de ayer por Salvador Salas durante el entrenamiento matinal en el estadio Ciudad de Málaga, muestra a las claras hasta qué punto Juanpi es considerado por Juande uno de los futbolistas más importantes. Del manchego siempre han destacado sus pupilos su trato directo con ellos, la capacidad para ser muy claro cuando tiene que aclararles su situación, sobre todo si no son titulares. En su anterior etapa en el Málaga, por ejemplo, tuvo una larga charla con Fernando Sanz y Romero, titulares indiscutibles y a su juicio en baja forma, para explicarles su paso al banquillo y la titularidad de otros compañeros (Josemi en el centro de la defensa y Leko en la medular).

Juande charló ayer con él

Que Juanpi no está en su mejor momento es muy evidente. Y Juande no ha querido esperar mucho para hablar con él, para exponerle lo que piensa sobre su juego, para aclarar algunos conceptos tácticos, para incidir en lo que espera de él (que es mucho) y también para animarlo. Encima, la absurda expulsión que sufrió el venezolano en el último instante frente al Alavés por desplazar el balón tras una clara falta de Camacho hace que no pueda jugar en un partido muy importante, el domingo en La Rosaleda frente al Leganés (18.30 horas).

Desde que Juande se sentó con el director deportivo, Francesc Arnau, para analizar la configuración de la plantilla incidió en que prefería a Juanpi más ‘por dentro’, como medio punta (no tanto junto a Camacho), que en la banda. Después de algún intento en su primera temporada al frente del Málaga, en su segunda y última Javi Gracia decidió apostar por el venezolano únicamente cuando se marchó Amrabat. Y además lo hizo en la misma posición, en la banda. La respuesta del futbolista fue excelente, con actuaciones importantes que permitieron sostener al equipo en la zona media durante la segunda vuelta, si bien en la recta final su rendimiento fue a menos.

Los más cercanos a Juanpi subrayan que no existe acomodamiento, igual que en los distintos test físicos sus datos también se encuentran dentro de los parámetros normales en él. No obstante, sí es cierto que la acumulación de partidos comienza a pasarle factura mentalmente. El ‘10’ malaguista apenas tuvo vacaciones debido a su participación en la Copa América y después ha encadenado partido tras partido, incluidos los encuentros con la selección ‘vinotinto’ en los distintos recesos de la Liga.

Es evidente que también Juanpi también está en un proceso de transición de ser un futbolista más (tanto en el Málaga como en la selección venezolana) a uno de peso en su equipo. Sus actuaciones en la fase de clasificación para el próximo Mundial lo han catapultado al primer plano en su país, a lo que se han sumado sus goles y sus pases al hueco con la elástica blanquiazul. Nunca ha sido Juanpi un jugador que haya rehuido su importancia en el equipo y siempre ha demostrado tener personalidad. Pero una cuestión es ser una pieza importante, y otra, convertirse en la que hace que gire todo el engranaje. La responsabilidad para él en este comienzo del campeonato se deja notar. Todos los ojos están puestos en él, todas las esperanzas están depositadas en alguna de sus acciones individuales, y todo el juego pasa por sus botas. Hoy por hoy la presión es enorme y también él se pone el listón muy alto para estar a la altura de lo que se exige de él –también fuera de Málaga–, lo que claramente le está perjudicando en las últimas semanas.

Sus movimientos, estudiados

Igualmente, Juanpi se ha convertido (por méritos propios) en uno de los jugadores importantes de la Liga. De ahí que, según admiten en el vestuario y también en su entorno, todos los rivales enfocan su trabajo defensivo en frenar al venezolano. Sus movimientos están más que estudiados, lo que a menudo provoca que el contrario sepa lo que va a hacer el malaguista y acomode el cuerpo para interrumpir su trayectoria. El cambio de posición por parte de Juande (de medio punta a volante en la banda) obedeció a que buscaba otro argumento ofensivo –en vez de un extremo– ante la falta de un delantero centro rematador, pero con esta medida el futbolista tampoco pudo zafarse de la férrea vigilancia. El medio punta está obligado a ‘resetearse’, a hacer más fácil su juego y a no sentirse tan presionado.