Diario Sur

Malaga CF

El Málaga sigue adelante en la Champions Youth

fotogalería

/ Álvaro Cabrera

  • Golea al Nitra (5-0) y acaba deleitando ante un rival poderoso en lo físico

Fue una tarde de ensueño. Todo salió a pedir de boca.

El Málaga deleitó y goleó. La mayoría de sus jóvenes promesas jugaron por primera vez en La Rosaleda, y el estadio reunió a todo el fútbol-base y a numerosos colegiales para disfrutar de la ocasión y rendir pleitesía a una excelente hornada. El cuadro que entrena Sergio Pellicer, en realidad un combinado con hombres del filial, del juvenil y hasta más jóvenes (explotando los cupos que permite el reglamento), tiene permiso para ilusionarse, a tenor del fenomenal espectáculo ofrecido ayer. El equipo accede a la siguiente eliminatoria de la Champions Youth, la previa a los octavos de final.

Dio igual que por momentos el campo se le hiciera grande al Málaga o el sufrido inicio de partido. La calidad acabó imponiéndose. El Nitra, que se llevó a los blanquiazules por delante en los primeros minutos del encuentro de ida, repitió salida fulgurante ayer, pero Andrej Fabry (a dejada de Balaj) y Kunic perdonaron la vida a los locales.

El 2-3 en Eslovaquia concedía grandes opciones a los malaguistas, pero no cabía relajarse. Ontiveros y Kuki, las dos referencias del equipo, tomaron el timón. El marbellí, con un individualismo que por momentos genera debates en su entorno –es bueno atreverse, es malo no sacar ventaja de otros desmarques a su lado–, abrió el marcador con una acción personal desde su costado. Su disparo cruzado dobló los guantes a Sipos. Justo antes del intermedio llegó el segundo, en un contragolpe fulminante. El marbellí ganó una disputa y salió flechado para ceder el pase definitivo a Kuki, que marcó a placer.

Alarmante falta de puntería

Necesitaba tres goles en la segunda parte (y no recibir) un Nitra que arriesgó en el segundo tiempo prescindiendo de un defensa y colocando un punta más de salida. Pero no era su día. Dieciocho remates (siete entre los tres palos) no le dieron para marcar. Balaj, que lleva ocho goles con el primer equipo de su club (ahora en el equivalente a la Segunda B española), remató al poste, pero sus compañeros también fallaron lo inexplicable.

Mientras, el Málaga (con solo cuatro jugadores nacidos en la provincia en sus filas), liberado de la tensión de la eliminatoria, se empezó a gustar en ataque. Joel, algo perdido en el primer tiempo, dejó detalles de su calidad, como en el punterazo con el que resolvió de tiro cruzado para marcar el tercero. Álex Robles protagonizó una espectacular acción para regalar al ‘nueve’ el 4-0, y llegó el momento de los cambios. El malagueño José Carlos (jaleado desde la grada a su salida), Escardó y Jony tuvieron sus minutos de gloria. Los dos últimos gozaron de ocasiones de sobra para ampliar la cuenta, pero no llegó hasta el instante final cuando Jony protagonizó una acción de antología desde la línea de fondo. Hay mucho talento, y nuevas ocasiones para seguir disfrutando de él. Un último detalle: la Champions Youth, que trata de formar en valores, celebra un tercer tiempo entre los protagonistas, que se intercambiaron obsequios.

Temas