Diario Sur

Malaga CF

Los centrales, en el punto de mira

Koné, en una anticipación defensiva el sábado ante Gameiro, en su mejor acción en el choque.
Koné, en una anticipación defensiva el sábado ante Gameiro, en su mejor acción en el choque. / AFP
  • La sucesión de errores individuales de Llorente y Koné se suman a los problemas físicos de Weligton

  • La gravedad de los fallos siembra las dudas sobre el acierto de los fichajes en una zona en la que ya ha debutado Mikel, obligado por las lesiones

El Málaga no convence, aunque al menos respira con cierto desahogo en la tabla clasificatoria. Es undécimo (salvo que el Valencia gane esta noche en Riazor por cinco o más goles de diferencia) y por ello dispone de cierto margen sobre la zona de descenso: tres o cuatro puntos de renta, en función del resultado que se dé esta noche en el duelo final de la jornada. En el ojo de la crítica en este discreto comienzo de temporada figuran los centrales de la plantilla. El equipo se ha vuelto esta temporada excepcionalmente vulnerable en esta zona del campo, un detalle que no le ha pasado inadvertido a ningún aficionado que sigue al equipo.

El problema exige ser contextualizado, porque evidentemente no todas las culpas pueden centrarse en los centrales, pero la preocupación está justificada cuando casi en todas las jornadas ligueras se han dado fallos de cierta importancia de alguno de los zagueros centrales, la mayoría penalizados con goles y en muchos casos en los minutos iniciales. Es cierto también que todo el equipo defiende con menos ataduras que en la ‘era Gracia’, y al final la línea de cobertura lo sufre más, aunque sólo haya ahora siete conjuntos con más tantos encajados.

La pareja titular, un partido

El Málaga partió en su confección de la plantilla con una teórica pareja titular formada por Llorente y Weligton, pero a la hora de la verdad, celebradas diez jornadas, sólo han coincidido en un encuentro, el único jugado por el brasileño. Fue ante el Villarreal (0-2).Lejos de su mejor estado físico, el capitán no estuvo nada bien en ese encuentro y recayó de sus molestias.

A día de hoy tampoco Llorente está disponible, lesionado en un tobillo, pero el percance llegó cuando estaba más bajo de confianza por no acercarse al nivel esperado. Había sido sustituido al descanso del partido ante el Athletic, visiblemente nervioso tras su error en el gol de Aduriz, e incluso no estuvo fino en el tanto encajado ante el Alavés, que cabe achacar sobre todo a un error de Kameni. Estas bajas, que han coincidido con la de Torres en los tres últimos partidos, han obligado a Juande Ramos a recurrir a Mikel, titular desde entonces. El venezolano, debutante en la élite, salió airoso ante el Alavés y el Leganés, pero no tanto en el Calderón, sobre todo en el 3-1, cuando perdió una disputa que dio origen al gol.Algo parecido le sucedió en el 1-0, en un balón ganado por Griezmann, pero entonces fue Koné el que anduvo más lento ante Carrasco. El burkinés es el más señalado por la afición. Su forma de conducirse en el campo, apática en apariencia, no entra por el ojo del seguidor blanquiazul.

Tradicionalmente, el Málaga siempre ha estado bien surtido de centrales en Primera, de ahí que las comparaciones con el cuarteto actual, con Weligton lastrado por sus molestias, resultan odiosas.

Temas