Diario Sur
Malaga CF

fotogalería

El equipo celebra el gol de la victoria. / SUR

El Málaga, remontada y poco más

  • La irrupción de Ontiveros y dos goles de cabeza salvan al equipo tras otro partido sin brillantez, con regalos defensivos y, al menos, dosis de orgullo

El Málaga es a día de hoy un equipo de remontada y poco más. Las bajas lo acorralan, es cierto, pero también la progresión en el juego es escasa. Anoche de nuevo se vio contra las cuerdas en otro partido sin brillantez y con regalos defensivos (no solo demérito de los defensas) y aseguró los puntos con sus dosis habituales de orgullo. En esta ocasión no llegaron por la presencia de En-Nesyri o Duda, sino por la irrupción del canterano Ontiveros, que sembró el pánico en el Sporting cada vez que encaró. Dos goles de cabeza, el segundo de Santos, certificaron otra victoria tan vibrante como agónica.

De nuevo no tenía mucho para elegir Juande con tanta baja, así que la alineación estaba cantada. Casi tanto como la ausencia de Koné, solo que el técnico lo dejó en la grada y prefirió tener en el banquillo al joven Luis. De salida el Málaga era un equipo más técnico que físico y así quedó constancia en los primeros minutos. El fútbol combinativo salió a relucir frente a un Sporting duro y que a los diez segundos ya le había dejado un recado a Juanpi.

Pero no fue más que un espejismo. Determinados jugadores se perdieron en filigranas (Jony y Juanpi) y otros se empeñaron en jugar de espaldas (Chory y Pablo), así que el Sporting comenzó a recuperar con facilidad la pelota. El Málaga debía evitar ayer dos situaciones de juego ante su rival. La primera, no fallar en la salida del balón (un riesgo con la presión de Cop y Viguera), lo logró porque Mikel estuvo aseado. Pero la segunda, impedir las transiciones rápidas del rival, se fue al garete antes del cuarto de hora. Fue en una pérdida de Rosales (antes le había precedido Chory en la misma jugada) en la que quedó patente que los de Abelardo tenían aprendida la lección. La consigna era el envío en largo a los costados para aprovechar las subidas de los laterales blanquiazules. Cop se vio beneficiado por el tremendo descuido de Juan Carlos y se la puso en bandeja a Viguera.

más fotos
  • El Málaga vence en La Rosaleda

A partir de ahí el Málaga fue un completo despropósito. Camacho, que había comenzado como un titán, cometió varios errores en la entrega y fue un flan. Juanpi tuvo de nuevo ataques de Messi. Sandro se perdió en conducciones sin levantar una sola vez la cabeza. Jony siguió con sus fuegos de artificio. Pablo necesitaba dos o tres toques y, cuando no, incurría en su pecado capital de recibir de espaldas al contrario. Chory comenzaba la carrera antes de tener la pelota. El panorama era desolador y el público se hartó y comenzó a pitar a algunos jugadores. Juande, también contrariado, mandó muy pronto calentar a Santos y no esperó al descanso. Diez minutos antes introdujo al uruguayo por Jony.

El Sporting acumulaba tarjetas y tenía como único objetivo llegar vivo al descanso. Y casi lo consiguió gracias a la brega de sus medios centro –cuando se lesionó luego Sergio Álvarez se desmoronó– y también a algunas faltas tácticas. Pero este Málaga tan caritativo con los contrarios estira todo lo que puede las primeras partes y, como ante el Leganés, vio puerta en el último suspiro. Fue al tercer intento en la misma acción cuando Pablo niveló la contienda.

Parecía que el Málaga al fin tenía vida, pero pronto se vio otra vez con la soga al cuello. Cop, que apenas se prodigaba la pasada temporada como lanzador de faltas (?), ejecutó un libre directo de manera magistral. Apenas se llevaban cuatro minutos y otra vez el miedo flotaba en el ambiente. Juande optó por el segundo cambio y con ello mandó un mensaje, el mismo que en 2004 cuando sacrificó a dos ‘vacas sagradas’: recurrió a un canterano (Ontiveros) y quitó al que debiera ser la estrella del equipo (Juanpi). La presencia del marbellí en la derecha –aunque a él le guste más moverse por la izquierda y explotar sus diagonales– desarboló al Sporting, al que le entró pánico en cuanto el joven futbolista encaró y se fue con suma facilidad. Así llegó el empate, en un servicio maravilloso del extremo. Y de nuevo con Sandro como ejecutor.

El Sporting cayó como fruta madura con la lesión de Sergio Álvarez. El Málaga se vino arriba. Con poco juego, pero, eso sí, con convicción. Tantas tarjetas debían pasar factura al cuadro asturiano, que perdió a Lillo con veinte minutos por delante. Aun así, a renglón seguido Cop volvió a enmudecer La Rosaleda al quedarse solo ante Kameni, que taponó bien el disparo.

Claro que en cuanto Ontiveros volvió a encarar a Canella el rival dio un paso atrás definitivo. Paradójicamente, el triunfo llegó desde el otro flanco, en un centro de Juan Carlos que remató en escorzo Santos. El técnico malaguista ya había recurrido a Duda para templar y mandar en la medular. Con la orilla a la vista, solo quedaba tener la cabeza fría. Camacho y Torres lideraron la defensa (Mikel había sido el sacrificado para incluir al capitán) y hasta hubo opciones para sentenciar ante un adversario muy tocado anímicamente.

Directo

La crónica del #MálagaSporting , por @Sergioboqueron : 'Por los pelos'. #VamosMálaga ! malagacf.diariosur.es/noticias/20161?

Juande: «Es pronto pero los 15 puntos nos dan tranquilidad» #VamosMálaga http://pbs.twimg.com/media/CwczhWkWIAA6oxX.jpg

Imagen 455977021

(3-2) Min. 93 ¡¡¡Final!!! Otra remontada del Málaga. Cuarta victoria consecutiva en casa.#VamosMálaga

(3-2) Min.90 Perdona Chory Castro. Falla el 'mano a mano' ante Cuéllar. #VamosMálaga

(3-2) Min.89 ¡Camacho! Cabeceó por bajo a las manos de Cuéllar un centro de Duda. #VamosMálaga

(3-2) Min. 79 ¡¡¡¡¡Gooool del Málaga!!! Marcó el desahuciado Santos. Cabezazo cruzado.#VamosMálaga

(2-2) Min.77 Se retira Mikel y entra Duda. Tres defensas en el Málaga. #VamosMálaga

(2-2) Min. 74 Se retira Isma López y entra Lora para jugar en el puesto del expulsado Lillo. #VamosMálaga

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate