Diario Sur
Malaga CF
Sandro, en el entrenamiento de ayer. :: ñito salas
Sandro, en el entrenamiento de ayer. :: ñito salas

La cabeza de Sandro empieza a cumplir

  • El malaguista, pese a admitir su déficit por alto, es el máximo realizador de Primera con la testa igualado con ocho jugadores

La cabeza ya le empieza a funcionar a Sandro. No se trata de un aspecto mental, sino puramente físico. Los goles con la testa empiezan a acumularse en el haber del delantero canario del Málaga, que durante sus primeras semanas de blanquiazul admitió con humildad que no se trataba de uno de sus puntos fuertes.

«No marco un gol de cabeza desde cadete», declaró esta pretemporada después de un gol de esta factura al Eupen belga. La confesión se sale de lo que suele ser recurrente en el discurso de los jugadores, y por eso quizás sorprendió más. Posteriormente, admitió en una entrevista a este periódico que aquel comentario no era una exageración, respondía a una realidad, después de haber progresado en su carrera como juvenil, en el filial del Barcelona y en su primer equipo junto a algunos de los mejores jugadores del mundo.

«No. Realmente era así. De cabeza no soy un jugador que vaya bien. No es mi fuerte, pero esperemos que sea el primero de muchos en el Málaga», sostuvo a comienzos de septiembre. Y cumplió. Desde entonces han llegado dos nuevos goles de cabeza, pero ahora ya en competición oficial. El primero, al Leganés, en el 4-0 en La Rosaleda. Fue el tercer tanto en la goleada, tras una jugada embarullada con participación previa de Rosales y Duda.

No fue tanto una diana de especialista como la que consiguió el viernes ante el Sporting, a centro de Ontiveros desde la banda derecha. Entonces dibujó uno de sus desmarques característicos al primer palo para batir a Cuéllar a bocajarro de un poderoso salto. Son dos goles con la testa del total de cinco que totaliza, y no es un mal promedio a estas alturas de temporada, con once jornadas disputadas.

Mérito compartido

Tanto es así, que es el máximo artillero de cabeza en Primera, aunque es un mérito que comparte con ocho futbolistas más: desde defensas especialistas de la talla de Sergio Ramos y Piqué a estrellas que han mejorado en esta faceta como Bale y Griezmann. También figuran delanteros que van bien por alto como Willian José (Real Sociedad) y Oriol Riera (Osasuna), y volantes llegadores como Boateng (Las Palmas) y el azulgrana Rakitic.

Para Sandro es todo un logro en su adaptación al Málaga, desde un equipo dominador como el Barcelona (curiosamente, su próximo rival) a otro en el que no siempre se lleva la iniciativa en ataque. De ser cola de león a cabeza a de ratón. Sandro, que lleva tres jornadas marcando, empieza a desmentir la idea de que el Málaga no iba a poder sacar partido del juego de desborde con centros desde las bandas. Pese a preferir el dinamismo y sin ser una gran referencia de área -nunca lo fue-, empieza a ser cada vez más competitivo por arriba.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate