Malaga CF

Los cedidos no derriban la puerta

Cifu, en un partido esta temporada del Girona. :: laliga
Cifu, en un partido esta temporada del Girona. :: laliga
  • Horta, Tighadouini y Cifu juegan en sus nuevos destinos, pero sin destacar en este inicio de curso

  • Los tres futbolistas, cuyos contratos con el Málaga se extinguen entre 2019 y 2020, compiten ahora en ligas menos exigentes

Los cedidos del Málaga no terminan de echar la puerta abajo, hacer méritos que justifiquen su regreso. Cumplido casi el primer tercio de la temporada, los únicos tres futbolistas de la primera plantilla a los que el club les concedió crédito para continuar con su progresión sin desvincularse juegan con cierta asiduidad, pero sin llamar la atención de una forma excepcional. Además, lo hacen en competiciones menores a la que afrontaron en Primera en España con el cuadro de La Rosaleda. Es el caso de los extremos Tighadouini (Vitesse) y Horta (Sporting de Braga) y el lateral o 'carrilero' Cifu (Girona), tres jugadores relativamente jóvenes y susceptibles aún de explotar futbolísticamente.

El Málaga emprendió en verano una nueva reestructuración amplia en la plantilla. No mantuvo a veteranos como Tissone, Boka, Santa Cruz, Filipenko y Uche, y no ejerció el derecho de compra ni negoció para que continuaran Cop, Atsu, Mastour, Rescaldani y Espinho, de forma que únicamente dio el paso de dar una segunda oportunidad a Cifu, Horta y Tighadouini. Distinto es el caso de Ochoa, al que teóricamente se le rescindió el contrato, aunque desde el Granada la operación se anunció como una cesión por un año, justo el que le quedaba de contrato al guardameta internacional mexicano. A su vez el Málaga tiene cuatro futbolistas prestados: Boyko, Juan Carlos, Llorente y Kuzmanovic.

La esperanza aún se mantenía con Horta y Tighadouini, pero no terminan de llamar la atención o de justificar la apuesta del Málaga hace poco más de un año. El luso volvió a su país. Se había hecho un nombre en el Vitoria de Setúbal entre 2012 y 2014 (marcó siete tantos en su última campaña en Portugal), y ahora se fue al Sporting de Braga, al club con el cuarto presupuesto en la máxima categoría, justo a la sombra de los tres 'grandes' (Oporto, Sporting lisboeta y Benfica).

En un conjunto que compite en la fase de grupos de la Liga Europa, Horta no está teniendo una mala actuación, pero tampoco es un jugador indiscutible. Ha sido titular en seis de los diez choques ligueros y sólo completó dos, a las órdenes de José Peseiro, quien fuera ayudante de Queiroz en el Real Madrid. Su mejor actuación fue el pasado 30 de octubre ante el Belenenses, cuando marcó los dos goles de su equipo (2-1), pero no ha vuelto a ver puerta. En Europa también marcó ante el Konyaspor (3-1), y no ha actuado en la Copa. Se está desenvolviendo sobre todo de extremo izquierdo. Otra curiosidad es que su hermano André, medio centro, ha fichado este curso por el Benfica.

Segunda oportunidad

Mientras, Tighadouini, tras una cesión muy poco exitosa al Kayserispor turco en la segunda mitad de la campaña anterior, volvió a la Eredivise. Hace dos campañas, en las filas del NAC Breda, consiguió catorce dianas y empezó a llamar a las puertas de competiciones más potentes. Sin embargo, no terminó de consolidarse en el Málaga -Gracia perdió la confianza en él- y ahora juega en el Vitesse, cuadro de la zona media.

En lo que va de campaña no ha marcado en la Liga. Ha jugado en ocho de los doce encuentros, pero le perjudicó su llegada tardía (la cesión no se consumó hasta el final del mercado), por lo que no debutó hasta la jornada quinta. Sus dos únicas dianas fueron en la Copa ante un rival de categoría inferior. De esta forma al holandés de origen marroquí le está costando volver por sus fueros.

Finalmente, Cifu está en el dique seco, después de un comienzo aceptable de temporada. Es indiscutible en el Girona, club en el que disfruta de una segunda etapa, con lo que, lógicamente, no ha tenido problemas de adaptación. Se encuentra cómodo como 'carrilero' derecho en el 5-3-2 de su entrenador, Pablo Machín, y ha jugado todos los partidos, nueve (y sólo no completó uno de ellos) antes de su lesión, producida a comienzos de octubre. El parte oficial habla de un esguince cervical de grado III con desinserción de la musculatura del vertebral posterior y del ligamento nucal a la apófisis espinosa de C7. Se espera aún para su reaparición. Uno de los problemas en su caso es que, siendo un jugador más ofensivo en sus orígenes, ha triunfado más como 'carrilero' que de lateral, donde le necesitaría el Málaga.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate