Malaga CF

La inauguración, el 28 de diciembre, 70 años después de su fichaje

Páginas del 9-2 al Hércules y del anuncio del fichaje
Páginas del 9-2 al Hércules y del anuncio del fichaje
  • En su estreno «se excedió en reserva y frialdad», según las crónicas, pero luego fue máximo goleador en Segunda tres veces

La inauguración de la puerta como tributo a Bazán se celebrará en una fecha muy significativa, el 28 de diciembre, justo 70 años después de su fichaje por el Málaga procedente de la Olímpica Jiennense. El día de los Inocentes de 1946, sábado, los lectores de SUR no tuvieron tan claro que fuera cierta aquella información en la que se apuntaba que el equipo dirigido por Guillermo Campanal iba a tener frente al Zaragoza una delantera con cinco jugadores nuevos.

El fichaje de Bazán sirvió para aliviar la situación económica del club jiennense. No iba a venir solo, sino con el delantero centro Portilla, pero finalmente este no llegó. El flamante presidente, Manuel Navarro Nogueroles –que había sustituido mes y medio antes a Francisco Espejo–, trató de reforzar el ataque con varios delanteros. La Leonesa no dejó salir a Izar, igual que tampoco se cerraron las incorporaciones de Matialaiz (Segoviana) y González (Alavés), pero sí se incorporaron al equipo los extremos Clemente y Pedrín (cedidos por el Sevilla), Bazán, Roldán (del Betis) y Ubis (del Murcia).

El quinteto llegaba para sustituir al compuesto por Casanova, Teo, Maciá, Lezama y Emilio, aunque finalmente se quedó en cuarteto porque Pedrín no desbancó a Emilio. Al día siguiente Bazán jugó en su puesto de interior derecha en un once compuesto por Comas; Juan Jimeno, Rafa; Paquirrini, Tellado, Lezama; Clemente, Bazán, Roldán, Ubis y Emilio. En la crónica de SUR se apuntaba que Bazán «se excedió en reserva y frialdad», como si estuviera cohibido y nervioso. Como anécdota cabe apuntar que en la segunda parte Campanal movió las piezas en ataque y el algabeño pasó a ser delantero centro después de que Clemente se situara como interior derecha y Roldán ocupara la posición de este último junto a la banda.

Cinco goles al Badalona

El partido concluyó 0-0 y Bazán, sorprendentemente, no fue el máximo goleador del equipo en la Liga. Solo logró cuatro tantos, por detrás de Roldán (con 9) y Clemente (con 7). Pero la explosión del que luego sería el primer mito del malaguismo no se hizo esperar y en el comienzo de la campaña siguiente regaló la primera gran tarde a los aficionados. Fue el 5 de octubre de 1947 frente al Badalona, cuando materializó cinco tantos en la goleada por 8-3. Sin duda, el preámbulo a su récord de nueve dianas al Hércules tres meses menos un día después. En su segunda temporada fue por primera vez máximo goleador de la categoría de ‘plata’ (con 28), hito que se repetiría en la campaña siguiente y en la 51-52.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate