Malaga CF

Puntazo de un Málaga en inferioridad en el Camp Nou (0-0)

fotogalería

Diego Llorente, en una jugada del partido / Agencias

  • Un espectacular orden táctico permite a los hombres de Juande Ramos con todo en contra conseguir un empate que sabe a vitoria ante el Barcelona

El Málaga silencia el Camp Nou gracias a un espectacular orden táctico y una capacidad de sacrificio infinita, ademas de la lección ofrecida por Kameni. Y todo ello con seis bajas, sin medios centro y jugando con un hombre menos la última fase del partido, ya que el colegiado intento 'echar un cable' a un Barcelona atascado al mostrale la roja a Llorente en una entrada fuerte a Neymar (en los últimos instantes tambien fue expulsado Juan Carlos). Con todo en contra, sin embargo, el equipo blanquiazul (en esta ocasión con la camiseta amarilla) sumó un empate que le sabe a gloria, a triunfo.

El trabajo del entrenador y de los trece jugadores que intervinieron fue sobresaliente. El sistema defensivo malaguista, otras veces débil y fallón, fue impecable. El equipo sabía lo que debía hacer y lo llevó a la práctica a la perfección ante un Barça que echó en falta a Messi y a Suárez, ya que Neymar aportó menos de lo que se espera de él.

Un Málaga con los once hombres quizás le hubiera dado algún susto más al Barcelona, ya que llevaba mucho peligro al contragolpe, como en la oportunidad de Juan Carlos, que pudo adelantar a su equipo, pero llegó fatigado y escorado y envió el balón al lateral de la red. Con uno menos el conjunto visitante ya tuvo que encerrarse del todo y aguantar el aseedio del Barcelona, que no fue capaz de acertar en ninguna de las oportunidades.

Las novedades comenzaron ya al conocerse las alineaciones. Juande Ramos apostó de entrada por el canterano Ontiveros en un once de circunstancias, con cinco hombres atrás para neutralizar en parte las seis importantes bajas. Llorente, al final, fue el tercer central y no se situó en el centro del campo. Y también fue inesperada la ausencia de Messi, el mejor jugador azulgrana. Tampoco estuvo, como se sabía, el sancionado Suárez.

La baja del argentino, que se indispuso instantes antes del choque, ofreció algo más de esperanza al diezmado Málaga, que salió encerrado atrás ante el fuerte dominio azulgrana. Los hombres de Juande esperaban el contragolpe, con cinco jugadores ofensivos delante de la poblada zaga. Las opciones barcelonistas comenzaban a llegar, aunque sin claras oportunidades.

Sandro, el más adelantado de su equipo, disparó en dos ocasiones en la primera fase del choque sobre la meta rival, la segunda después de una galopada en la que llegaba con cierta ventaja. Pero golpeó demasiado pronto y el portero pudo detener el esférico en dos tiempos. Con el paso de los minutos, sin embargo, el Barcelona reducía la intensidad del dominio y el Málaga empezaba a disponer algo más del balón. Los azulgrana se desesperaban al estrellarse una y otra vez en la trenzada defensa visitante, mientras que los malaguistas comenzaban a acumular ataques con opciones.

Con Neymar bien vigilado por Rosales y un Kameni muy acercado en las dos ocasiones más claras, el Barcelona dejaba sus posibilidades de peligro a las segundas jugadas, pases atrás, anticipaciones o en las acciones a balón parado. El conjunto azulgrana, pese a su calidad, asustaba cada vez menos. El orden táctico del Málaga, sin duda, se le atragantó al Barça.

Y el Málaga, además, tuvo su oportunidad clara, clarísima. En una de las acciones brillantes en el centro del campo, Juanpi se sacó de la chistera un pase magistral a Juan Carlos, que irrumpió en este caso por la derecha, dribló y superó a Ter Stegen, aunque envió el balón al lateral de la red. Pero la ayuda al Barça estaba por llegar. Con el Camp Nou enrabietado por la impotencia de su equipo, apareció el colegiado De Burgos Bengoetxea y expulsó a Llorente por una fuerte entrada a Neymar. En bandeja.

Eso permitió que debutara Luis en esa línea de cinco defensas. Luis Enrique, mientras tanto, seguía reforzando el equipo con Jordi Alba, André Gómez y finalmente Rakitic, además de colocar a Piqué de delantero centro. El último cuarto de hora se presentaba complicado para un Málaga excelente en su actitud y sacrificado en el trabajo. Con diez en el campo, el equipo visitante mantenía la misma tensión en busca del empate. Juande quitó a un cansado Sandro, aplaudido en su salida, y entró En-Nesyri.

El asedio del Barcelona, con uno más, era total. Llegaron algunas oportunidades claras, pero la meta de Kameni seguía intacta (con un palo incluido). Con los nervios a flor de piel y perdiendo los papeles Luis Enrique, el Málaga pretendía que pasara el tiempo en busca de un punto espectacular. Y con otro paradón de Kameni y con los siete minutos y medio extras del árbitro acabó el partido. Mientras tanto, también fue expulsado Juan Carlos en los ultimos instantes por protestarle al árbitro. Un puntazo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate