Diario Sur

Malaga CF

Kameni deslumbra otra vez

Kameni hace gestos de triunfo, el pasado sábado.
Kameni hace gestos de triunfo, el pasado sábado. / Agencia Lof
  • Con el brazalete de capitán, el meta fue el gran protagonista del partido ante el Barcelona: «Tocaba ir a muerte en cada jugada para ayudar a mis compañeros»

Kameni sí gana puntos, como se vio el sábado en el Camp Nou. El portero del Málaga sigue completando una gran trayectoria en el equipo blanquiazul, donde está siendo determinante en los últimos años, cuando definitivamente se hizo con la titularidad tras la marcha de Caballero. El camerunés era un guardameta conocido en el fútbol español antes de recalar en el conjunto blanquiazul, ya que había militado con anterioridad en el Espanyol. De ahí que a nadie le sorprendió su gran rendimiento desde el comienzo. Desde entonces ha completado partidos excelentes, en los que fue decisivo, pero los más estelares para él se centran, sin duda, en el disputado el sábado en el Camp Nou y el celebrado la pasada campaña en el Bernabéu, siendo determinante en ambos para que su equipo lograra el empate en unos campos casi prohibitivos para conjuntos de la zona media de LaLiga.

El meta Kameni se convirtió en el gran protagonista en el Camp Nou, en el ‘coco’ para los azulgrana, que no pudieron batirlo en su estadio. El portero fue el más destacado y completó un partido espectacular, aunque hay que destacar varias intervenciones descollantes en la primera parte y al final del choque. Las más recordadas serán las de los últimos minutos, cuando el Barcelona estaba con un jugador más y tenía asediados en su área a los malaguistas. «El portero intenta parar como sea, y dejar la meta a cero. Tocaba ir a muerte en cada jugada para ayudar a mis compañeros», explicó el futbolista tras el épico compromisos en tierras catalanas.

Curiosamente, la pasada campaña fue el verdugo del Madrid al comienzo del campeonato, en el mes de septiembre. Ocurrió algo parecido: Kameni y el resto de sus compañeros le plantaron cara al equipo blanco y lograron un empate muy valioso, confirmando el equipo blanquiazul que es capaz de complicarle los partidos a los rivales más fuertes del campeonato. Este excelente rendimiento contra los ‘grandes’ es más evidente todavía ante el Barcelona, como ha quedado claro en los últimos años (incluyendo un triunfo en el Camp Nou hace dos campañas).

Experimentado y con oficio

Carlos Kameni, a sus 32 años, es un jugador experimentado que utilizó también su oficio para cerrar estos dos encuentros de referencia para el camerunés. Tras el choque del sábado, el portero tenía muy claro que el punto sumado había llegado por el esfuerzo de todos y la fórmula de juego elegida por Juande Ramos. «Era un partido muy difícil como suele ser siempre en el Camp Nou. Hicimos un planteamiento muy bueno y al final este es un punto con sabor a victoria, porque no es nada fácil jugar aquí», explicó el futbolista, que en ningún momento se mostró eufórico por el empate y, sobre todo, su gran actuación. De hecho, su actitud y comportamiento no cambiaron un ápice en el viaje de regreso a Málaga (él se situó, como siempre, en la última fila del chárter).

Pero el choque del Camp Nou fue especial para Kameni también porque fue el capitán del Málaga, algo poco frecuente debido a que delante de él se encuentran Duda, Weligton y Camacho. El brazalete, de esta forma, le dio alas al portero en un encuentro atractivo para cualquier futbolista. Al final del choque también se refirió a las ausencias de los azulgrana y también de los blanquiazules. «Con mucho respeto a los que no están (Messi y Suárez), pero vamos a hablar de lo nuestro. Hemos venido con un equipo a la mitad. Tenemos seis o siete bajas», señaló.