Diario Sur
Malaga CF

El Málaga no ve peligrar a Sandro en invierno

Sandro controla el balón de espaldas a Piqué en el partido del sábado.
Sandro controla el balón de espaldas a Piqué en el partido del sábado. / Agencia Lof
  • Cualquier club debe pagar ahora una cantidad importante. Sin embargo, para junio la cláusula se rebaja considerablemente y es muy baja. Solo así fue factible su incorporación

El nombre de Sandro comienza a circular en el mercado futbolístico. En el seno del Málaga se veía venir después de los goles marcados por el canario en los últimos encuentros. Era cuestión de tiempo que se le vinculara con clubes europeos aunque oficialmente de momento no haya llegado propuesta en firme ni a la entidad de Martiricos ni al entorno del delantero. De momento, en La Rosaleda se muestran tranquilos porque consideran que ningún equipo desembolsará en los próximos 71 días la cantidad fijada para el inminente mercado.

Conviene recordar que la negociación para la llegada de Sandro fue extremadamente complicada. Ya se ha explicado varias veces en estas páginas que el Málaga apostó por Sandro y que jugó la única baza que podía ante los posibles competidores para hacerse con el delantero del Barcelona: aquí, hasta cierto punto, podía tener asegurada la continuidad que en otros conjuntos quizá fuera más difícil.

A falta de otros argumentos (como competir en Europa o ser un equipo de la llamada ‘segunda línea’), ese era el único argumento del Málaga para hacerse con sus servicios. Ypor eso el futbolista no se planteó marcharse a Alemania o a algún equipo español que compite en la Liga Europa. La cuestión era convencerlo y darle facilidades para que en un futuro a corto plazo diera el salto a otro equipo de más caché.

La posibilidad de que el jugador se quedara con parte de su propiedad siempre era una opción válida. El club se apresuró a desmentirlo, pero, claro está, algo no cuadraba: debía producirse una compensación a Sandro. Y esa llegó por la vía de la cláusula de rescisión incluida en el contrato por tres temporadas del punta canario. Como es obvio, el jugador tenía la sartén por el mango y al Málaga no le quedaba otra que aceptar sus pretensiones. Vamos, como si fuera un plato de lentejas... Lógicamente, estos meses se ha guardado un mutismo absoluto sobre el acuerdo al que se llegó en este aspecto.

Acuerdo complejo

Yese acuerdo no pudo ser más complejo, porque el Málaga también tenía obligatoriamente que cubrirse las espaldas. Para ello, accedió a las exigencias del entorno del futbolista en lo que respecta a la cláusula del mes de junio, pero a cambio presionó y consiguió que ahora, en el inminente mercado invernal, esa cifra fuera superior con el fin de ahuyentar a posibles compradores.

Este último detalle explica por qué en el Málaga se mantienen tranquilos respecto a la continuidad de Sandro –conviene repetirlo, al menos hasta junio– pese a que en las últimas horas varios medios ingleses se han hecho eco del interés del Tottenham en el canario. Todos consideran (y en ese ‘todos’ cabe incluir al entorno del delantero) que es una cantidad que nadie va a pagar a mitad de temporada. Yen el caso de los ‘spurs’ es importante añadir que el año pasado por estas fechas ya lo tenía en su agenda y que, incluso, llegó a tantear al Barcelona. Era el momento de comprarlo a un precio razonable, pero en el club azulgrana no quisieron dar facilidades. Ya estaba decidido que el futbolista no iba a renovar, pero le venía bien contar con él en la plantilla. Era un recambio para la poderosa tripleta de ataque y, sobre todo, sus emolumentos eran adecuados para compensar el tope salarial. La cifra que exigió entonces el club catalán era inferior a la que figura en el contrato de Sandro como cláusula para este mercado invernal. El Tottenham descartó la opción de su fichaje.

Casi por perdido en verano

El problema para el Málaga en el caso de Sandro (y eso lo saben bien en el club) no es ahora, sino en verano. Ahí se puede dar al canario por perdido totalmente si el futbolista mantiene un nivel más o menos normal. La cláusula fijada es muy baja –en concreto, de una sola cifra–, así que no va a ser fácil que se quede.

Eso sí, por mucho que piensen en el Málaga que no corre peligro la continuidad de Sandro en los próximos dos meses, convendría recordar que el año pasado el Watford llegó y puso sobre la mesa los ocho millones de euros para llevarse a Amrabat. Con los clubes de la Premier League inglesa (y con su poderío económico) cualquier cosa puede pasar...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate