Malaga CF

Ontiveros, al rescate de un Málaga muy gris (4-3)

fotogalería

Celebración de uno de los goles del Málaga.

http://www.diariosur.es/autor/nito-salas-508.html?data=eyJpZCI6NTA4LCJub21icmUiOiJcdTAwZDFpdG8iLCJhcGVsbGlkb3MiOiJTYWxhcyIsInRlbGVmb25vIjoiOTUyNjQ5NjAwIiwiY2FsbGUiOm51bGwsInBvYmxhY2lvbiI6bnVsbCwiY29kaWdvX3Bvc3RhbCI6bnVsbCwicHJvdmluY2lhIjpudWxsLCJjb3JyZW8iOiJhc2FsYXNAZGlhcmlvc3VyLmVzIiwidHdpdHRlciI6bnVsbCwiZmFjZWJvb2siOm51bGwsInBpbnRlcmVzdCI6bnVsbCwiaW5zdGFncmFtIjpudWxsLCJncGx1cyI6bnVsbCwibWVkaW9fcHJpbmNpcGFsIjoiU3VyLiBEaWFyaW8gZGUgTVx1MDBlMWxhZ2EiLCJ0aXBvX2Zpcm1hIjoiRm90XHUwMGYzZ3JhZm8iLCJmb3RvIjoiaHR0cDpcL1wvd3d3LmRpYXJpb3N1ci5lc1wvY29tdW5cL2ltZ1wvMjAxNFwvYXV0b3JcL2Zpcm1hcy01M2JlNzgwNjhjMGQxLWZvdG8uanBnIiwidXJsIjoiaHR0cDpcL1wvd3d3LmRpYXJpb3N1ci5lc1wvYXV0b3JcL25pdG8tc2FsYXMtNTA4Lmh0bWwifQ%3D%3D

  • El golazo del joven jugador dio la victoria al equipo blanquiazul en el descuento ante el Deportivo en un partido agónico marcado por la lluvia, y en el que Sandro y Santos también destacaron con sus tantos

El Málaga volvió a encomendarse a la épica, a las acciones individuales y al sufrimiento para sacar adelante otro partido. Venció al Deportivo en un encuentro extraño y sin consistencia gracias al canterano Ontiveros, que rescató a su equipo con un golazo en el tiempo de descuento tras un bache que estuvo a punto de costarle, como mínimo, dos puntos. El conjunto blanquiazul perdió la concentración después de hacer lo más complicado al remontar un 0-1 inicial y colocar el marcador en 3-1 al comienzo del segundo periodo.

La irregularidad malaguista dio alas a un Deportivo que dispuso de la posesión y el control del juego en gran parte del encuentro. Pese a todo, el triunfo aporta confianza y tranquilidad, si bien este choque loco y abierto merece un análisis interno más profundo. Los dos tantos de Santos, el golazo de falta de Sandro y el espectacular final protagonizado por Ontiveros al conseguir el 4-3 fue lo más destacado de un Málaga que jugó mal ante su público pese a sumar los tres puntos con nada menos que siete bajas importantes.

Juande apostó de entrada por un once ofensivo y creativo, con dos delanteros (Santos debutaba como titular), ante un rival con un equipo previsible. Con una incesante lluvia y poco público en La Rosaleda, el Málaga comenzó, como casi siempre, encajando un gol, en este caso merced al penalti pitado por Vicandi Garrido. Una pugna al borde del área acabó con Bruno Gama en el suelo sin que se pudiera advertir la existencia de una clara falta (la acción, además, parte de una infracción no señalada del conjunto gallego). Mal comienzo del once blanquiazul y del árbitro.

Otra vez aparecieron los fantasmas en un Málaga acostumbrado ya a comenzar con un gol en contra, y condenado a la remontada para sumar los puntos de tres en tres. Pero el dominio era del Deportivo, que disponía de la posesión y controlaba a los hombres ofensivos de su rival. Sin opciones en ninguna de las dos porterías, el partido estaba abierto y pasado por agua (no paró llover en todo el encuentro, excepto unos minutos del segundo periodo).

El equipo de Juande depositó sus esperanzas en las acciones aisladas o individuales, ya que dispone de atacantes de máximo nivel. Y ahí apareció Santos en dos ocasiones, siendo objeto de penalti en la segunda de ellas (Sidnei lo agarró de una forma clara). Y el ariete uruguayo, que es un especialista en estos lanzamientos, no falló. Con este tanto el 'charrúa' volvió a reivindicarse tras su larga inactividad en el arranque del campeonato.

Pero lo mejor del Málaga estaba por llegar, al final del primer tiempo. Sandro, que después se marcharía lesionado, seria el protagonista al conseguir el gol de la remontada momentánea en un espectacular lanzamiento de falta que entró por la escuadra derecha de la meta de Tyton tras golpear en el larguero. Excelente. El Málaga ya había hecho lo más difícil para buscar una nueva victoria en casa.

Y la alegría blanquiazul se acentuó con el segundo tanto de Santos y el tercero de su equipo en una jugada de Pablo que remató el uruguayo al fondo de las mallas. Parecía la sentencia de un partido frío y sin brillantez, pero nunca más lejos de la realidad. Poco a poco volvió a recuperar el control del juego el Deportivo, que ya si llegaba con peligro a la meta de Kameni, que tuvo que lucirse en al menos dos ocasiones para salvar a su equipo.

Pero el bajón del Málaga fue alarmante. El equipo de Juande se confió en exceso y el Deportivo acorto distancias por medio de Andone y en la fase final del choque empató Borges ante la decepción de la despoblado campo de Martiricos. El conjunto blanquiazul parecía noquedo, sin capacidad de reacción y entregado a un rival que llegaba a la portería de Kameni con una asombrosa facilidad.

El entrenador malaguista buscó una solución desesperada por medio de Duda, y otra vez encontró remedio en la prolongación, pero este llegó por medio de un canterano, Ontiveros, que demostró sus cualidades en un espectacular lanzamiento desde fuera del área que dio los tres puntos. Sin alardes y sin brillantez del colectivo, el Málaga sacó adelante otro mal partido, en el que estuvo a punto de regalar al menos dos puntos en un bache alarmante al final del encuentro. La reflexión debe seguir pese a la victoria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate