Malaga CF

El Málaga mira hacia arriba

Juande Ramos, en un gesto vehemente con su mano izquierda en el último partido.
Juande Ramos, en un gesto vehemente con su mano izquierda en el último partido. / Ñito Salas
  • Sus diez puntos de renta sobre la zona de descenso otorgan un plus de confianza para competir

  • Pese a su juego poco convincente, está a tiro de las plazas europeas, con amplio margen de mejora y a la espera de recuperar a cinco lesionados

Entre todos los ‘málagas’ vividos en los últimos lustros, pocos más desconcertantes que este del primer tercio de la temporada 2016-2017, que se encarga machaconamente de desmontar cada semana cualquier análisis. Porque cómo si no explicar esas cinco victorias seguidas en casa sin jugar bien, sus 19 puntos (nueve más que hace un año) tras trece jornadas obligándose a remontar en casi todos los encuentros, su insultante facilidad realizadora unida a una alarmante debilidad defensiva, el rol decisivo de jugadores que estaban abocados a tener poco protagonismo, la decepción vivida hasta el momento con algunos fichajes importantes o incluso las dudas que suscita un técnico de prestigio más que acreditado como Juande Ramos, pero que aún no ha terminado de ganarse del todo el favor de su afición en esta segunda etapa en la entidad.

Más allá de sensaciones, de intangibles, superado el primer tercio de la Liga lo que son indiscutibles son sus diecinueve puntos cosechados y ese estupendo margen de diez sobre las plazas de descenso. Gracias a ello el Málaga mira hacia arriba. Por más que sea prematuro hablar de objetivos, Europa está sólo a tres puntos de momento, a tiro de una jornada, mientras que los puestos peligrosos quedan a un mínimo de cuatro fines de semana, en el peor de los casos.

El Málaga ocupa una mitad de la tabla ficticia por lo antes esbozado, porque se encuentra mucho más cerca de Europa que del descenso, en un un inicio del torneo que muestra a equipos más descolgados de lo habitual a estas alturas, como el Granada (cinco puntos y aún sin ganar), el Osasuna (siete) y el Sporting (nueve). La otra tendencia es la igualdad superior en la zona alta. Ya no es que el torneo haya dejado de ser un cara a cara entre el Real Madrid y el Barcelona, tras la incorporación del Atlético de Madrid, sino que los ‘grandes’ ceden cada vez más puntos (la excepción es el equipo blanco) y se intercalan en le pelea conjuntos como el Sevilla o la emergente Real Sociedad.

¿Cuáles pueden ser entonces los rivales directos del Málaga? A día de hoy, y en concordancia con el ambicioso discurso de Juande Ramos en su presentación, lo son los equipos que pelean por la sexta plaza, la más abierta para la conquista europea. A priori puede que el potencial económico y deportivo del Barcelona, el Real Madrid, el Atlético y el Sevilla no permita sorpresas en el acceso a las posiciones que permiten jugar la Champions, y que sean el Villarreal, la Real Sociedad, el Athletic, el Celta, Las Palmas, el Málaga, el Espanyol y hasta el Eibar los que opten a la quinta y sexta posición.

Razones para el optimismo

Hay dos aspectos que resultan también determinantes en el actual Málaga. Uno es su margen de mejora. El cuadro de La Rosaleda ha llegado a sus diecinueve puntos y veintiún goles en sólo trece jornadas sin una línea de juego definida, sin ofrecer actuaciones del todo convincentes y yendo por debajo en el marcador en diez de los trece encuentros, lo que no ha sido óbice para consumar cuatro remontadas (ante el Eibar, elAthletic, el Sporting y el Deportivo).Esto habla de una gran competitividad en sus filas y de un amplio margen de mejora. En buena parte, y pese a la dificultad de las próximas salidas (Valencia, Sevilla, Real Madrid y Celta), pasa por ganar fuera, porque el equipo ha encadenado nueve compromisos ligueros –incluyendo la temporada anterior– sin hacerlo. El 0-1 al Betis el 19 de marzo fue la última victoria a domicilio.

No supone un exceso de optimismo predecir este margen de mejora si se considera también que el equipo lleva casi dos meses sufriendo en torno a media docena de bajas en cada encuentro. Arrastra cinco lesiones de larga duración, las de Weligton (apenas ha participado en un partido), Recio, Kuzmanovic, Keko y Charles, e incluso tendrá seguras el domingo en Mestalla las ausencias de Llorente y Juan Carlos por sanción. Sandro es duda con un problema muscular.

Los cinco integrantes fijos de la enfermería estaban llamados a una participación importante en las alineaciones, aunque el equipo no les eche mucho de menos con la aparición de recambios como Mikel, Pablo, Ontiveros o Santos. La paulatina recuperación de los ‘tocados’ ha de ir perfilando de forma definitiva el grupo de confianza del técnico para la temporada y asentar un estilo más reconocible, porque resulta del todo sorprendente ganar en el tiempo añadido por 4-3 al Deportivo con una eficacia casi total en los remates (Tyton no hizo paradas) y sin superar el 37 por ciento de posesión en el choque.

Dos meses cruciales

Hay otro factor crucial en esa pugna ante rivales como una Real Sociedad enrachada, un Villarreal a la baja y otros conjuntos como el Athletic, el Celta, Las Palmas, el Eibar o el Espanyol: el calendario. El Málaga parte con la ventaja teórica de no estar inmerso en un tercer torneo, como tres de sus rivales, ahora en la Liga Europa.

Además, esta semana comienza un tramo decisivo de la temporada, con el arranque de la participación de los conjuntos de Primera en la Copa del Rey. Pese a un descanso mayor en las fechas navideñas (entre el 20 de diciembre y el 3 o 4 de enero para los que lleguen a octavos de final en el torneo del K. O.), en estas próximas semanas será vital la profundidad de las plantillas y las rotaciones para que el rendimiento no se resienta en la Liga.

Este es el reto que afronta desde mañana el Málaga, al que los cinco lesionados y el límite de las fichas no profesionales le conceden un menor margen para las rotaciones en este momento. De cómo salga adelante hasta finales de enero de un calendario más intenso se dilucidarán sus opciones reales de aspirar a Europa, algo que por juego parece lejano, pero que tiene a tiro de piedra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate