Diario Sur

Malaga CF

El Málaga, la única decepción copera

Jony se duele de una entrada de un jugador del Córdoba la noche del miércoles.
Jony se duele de una entrada de un jugador del Córdoba la noche del miércoles. / Optasports
  • Ningún otro conjunto de Primera perdió ante otro de una categoría inferior en los dieciseisavos de final

El Málaga se llevó en Córdoba el único rapapolvo copero en la ida de los dieciseisavos de final. Entre todos los resultados que se han producido, es el único conjunto de Primera División que ha perdido (y por dos goles) ante un rival de categoría inferior. No es nuevo. Al aficionado malaguista le suena. Hace un año fue el único representante de la élite apeado en esta ronda ante un contrincante inferior, el sorprendente Mirandés de Carlos Terrazas. Se repite la historia. El dato en contra del Málaga no lleva a sorpresa en el contexto de un club que nunca ha puesto sus mejores medios en la Copa del Rey.

El 2-0 en Córdoba es remontable, pero obligará a una actuación excelente y sin errores el martes 20 (21.00 horas), en un partido dedicado por el club a las asociaciones benéficas de la ciudad y que será la última cita competitiva de 2016. Ya se verá en su momento si el Málaga acude con sus mejores galas o con un once del corte del de la ida.

En una situación límite de efectivos por las bajas (había seis lesionados para el choque en Córdoba), Juande Ramos sólo pudo descartar a Kameni y Camacho en la convocatoria, que de paso están entrenándose con un plan individualizado estos días. Ahora bien, su once no forzó al máximo las posibilidades de rotar, como han hecho otros técnicos de Primera. Así, Mendilibar no contó en el once del martes en Gijón con ningún titular el anterior fin de semana, pero el preparador malaguista utilizó a cinco que jugaron de salida en el 4-3 alDeportivo (Rosales, Mikel, Pablo, Juanpi ySantos), y a su vez con muchas opciones de repetir el domingo en Valencia. El caso más sorprendente es el de Rosales, que lo ha jugado todo, no se ha perdido ningún minuto. Sin embargo, había futbolistas suficientes para repartir algo más los descansos.

Una de las interpretaciones del grave tropiezo malaguista en el Arcángel tiene que ver con el complicado calendario que se le viene encima al equipo si continúa en la Copa. Juande viene disponiendo sólo de dieciséis jugadores de la primera plantilla (incluyendo a Pablo) ante las cinco lesiones de larga duración. Esto complica mucho las rotaciones para jugar dos partidos semanales este mes y en enero (la ida de los octavos de final es el 3 o 4 de ese mes). Juande Ramos aludió a este problema el martes, pero en relación a su preocupación por el lento avance de los lesionados, no en el sentido de que no interesara seguir en el torneo.En todo caso, peor es la situación del Córdoba, con un solo punto de margen sobre la zona de descenso en Segunda y con una clara preferencia por su suerte en la Liga.

¿Cuestión de actitud?

«Si llegamos en la situación en la que estamos en este momento, sería muy preocupante y peligroso para el equipo. Si no, podríamos ir rotando», dijo Juande, que también concedió sin ambages a su equipo la condición de favorito: «Jugamos contra un equipo de inferior categoría y, como favoritos que somos, tenemos la obligación de hacer buenos partidos». En la misma línea, la noche del miércoles restó hierro al 2-0 concediendo buenas opciones de remontada: «Este es un partido de 180 minutos y vamos perdiendo de momento por dos goles».

Cuando un equipo de Primera cede ante otro de Segunda la primera lectura suele ser la falta de actitud. Muchos de los análisis del grave traspié tienen que ver con que el Málaga no corrió ni presionó como en la Liga, pero no se puede obviar que generó algunas ocasiones de peligro, más o menos las mismas que su rival. El 2-0 en el Arcángel evidenció también carencias primordiales en el juego. Es un Málaga que no se alza con más control de la posesión que rivales teóricamente inferiores, y cuyas acciones de ataque son muy breves y poco elaboradas.Se aprecia un serio problema en la zona de medios centro, donde el equipo tiene muy poca creatividad y se concentran las ausencias.

A nivel individual la Copa del Rey es también un torneo que permite reivindicarse a los menos habituales en la Liga. El miércoles los únicos que salió indemnes de la ocasión fueron Boyko, acertado en su debut oficial, y Duda, que le puso algo de criterio a la organización del juego. No se puede decir los mismo del resto. Llorente puede tener complicaciones a la hora de recuperar el sitio al término de su sanción. El madrileño continúa mostrándose muy vulnerable en defensa, yJony, con muy poca actividad, pareció dar la razón a Juande cuando ha dejado de contar con él para el once. De forma paralela, hay jugadores que actúan asiduamente que van perdiendo fuelle, como Juanpi,. lejos

Finalmente, dio qué pensar que Koné no jugara de titular y sí lo hiciera Mikel, que a priori tendrá que jugar en Valencia. Su situación se agrava por momentos tras su mala actuación ante el Atlético de Madrid. No fue convocado en las dos jornadas ligueras siguientes (en la segunda alegándose una sospechosa lesión de última hora) y ha dejado de jugar.

De la misma forma Juande Ramos no creyó oportuno agotar el cupo de cambios el miércoles. Haber recurrido al único jugador ofensivo que le quedaba en el banquillo, Kuki, hubiera supuesto el debut del último canterano que queda por estrenarse entre los jugadores de campo, pero el técnico no quiso someter a responsabilidad alguna a un joven en un periodo crítico del encuentro.