Diario Sur

Malaga CF

El último intento de Weligton

  • El brasileño viaja a Barcelona para una revisión de su rodilla que se antoja decisiva. Sus problemas no remiten y por primera vez aparece la sombra de una baja federativa

Siempre tan ocurrente y bromista, Weligton lanzó una frase allá por el mes de septiembre que a la postre hasta puede ser premonitoria. «Le he dicho al míster que por lo menos me ponga un partido, no vaya a ser el de mi retirada...» Genio y figura, el ya histórico ‘3’ del Málaga ha estado muy acostumbrado a sortear problemas físicos con tremenda facilidad. Tanto que quitaba hierro a sus problemas de rodilla, esos que no remitieron tras el partido del Torneo Carranza y que lo llevaron a estar en el banquillo en el estreno liguero. Pero la realidad es que hoy por hoy aparece la sombra de la baja federativa (y por consiguiente, incluso de una retirada prematura, meses antes de lo previsto).

Weligton está sufriendo en silencio. Verse fuera del equipo, sin poder ayudar en el campo, siempre ha sido un enorme fastidio para él. Aunque nunca como ahora. Él sabía que esta temporada iba a jugar un papel clave en la adaptación de Koné y en el crecimiento de Llorente, Mikel e incluso Luis. Por eso es más frecuente escucharlo arengar a los más jóvenes en los descansos de los partidos. Ha pasado por todo (problemas musculares, hipotiroidismo, lesiones de rodilla...), aunque ahora se siente más tocado moralmente. La recuperación no avanza, sino más bien al contrario. Yél, que siempre ha tenido un destacable gen competitivo, se ve impotente.

Ahora Weligton va a hacer un último intento. Ha acordado con los servicios médicos del club desplazarse a Barcelona para pasar una exhaustiva revisión de su rodilla, una ‘ITV’ en toda regla que le permita conocer un plazo concreto de recuperación y, sobre todo, hasta qué punto puede estar al ciento por ciento. De momento, las perspectivas sobre una inminente reaparición no son muy halagüeñas pese a que el central fue operado hace casi dos meses y medio (el 26 de septiembre). ‘¿Cuándo podrán jugar Keko y Weligton?’, fue la información publicada por SUR el 12 de noviembre. Si el central pelea por volver a jugar, del extremo se da por hecho que habrá que esperar hasta enero.

Esa revisión de rodilla será decisiva para conocer el futuro de Weligton en sus últimos meses como profesional.  El club no quiere forzar la retirada de un mito, pero la condición de extracomunitario del central pesa bastante. El escenario para la entidad en el mercado invernal sería muy diferente de contar o no con una plaza libre de extranjero. Es evidente que el futbolista desea apurar al máximo para cerciorarse de que puede volver a jugar y, sobre todo, a jugar a un nivel óptimo. Porque el brasileño siempre ha tenido claro que no iba a arrastrarse por los campos y a quedar en evidencia por su bajo tono físico.

Por encima del aspecto deportivo y también del económico (porque la cantidad que le quedaría por cobrar podría ser compensada con otra fórmula) está la situación personal de Weligton, el afecto y el respeto que se le tiene en el club por su brillante trayectoria con la camiseta del Málaga.

Temas