Diario Sur
Malaga CF
s

Cuatro goles en acciones colectivas en un primer tiempo con sólo una falta del Málaga

Dominar la posesión no asegura ganar, de igual forma que rematar más que el rival no tiene por qué traducirse en un triunfo y cometer muchas faltas no asegura frenar mejor al rival.Sin embargo, en los tres casos citados suelen ir relacionados los dos miembros de la ecuación. El Málaga sólo hizo una falta antes del descanso el sábado, y en escasos instantes del segundo tiempo Recio ya había doblado esa cifra. ¿Le faltó agresividad al equipo? Todos los goles del Sevilla fueron de jugada colectiva, y en más de uno la acción se pudo frenar con una falta oportuna.

El 1-0 no parte de una pérdida, sino de un resbalón de Camacho cuando defendía a Nasri.El galo jugó pronto con Nzonzi, muy libre, perseguido de lejos por Pablo y con Ricca, que había abandonado su zona, llegando a presionar tarde. El ‘gigante’ filtró el pase a Vietto, porque Mikel se quedó colgado al tirar el fuera de juego y Llorente descuidó su espalda. El 2-0 parte de un saque de banda. Vitolo, desmarcado combina con Nasri, este con Ben Yedder, y el último de nuevo a Vitolo. Nadie los frena.El canario se fue con facilidad de Llorente (se gana su respeto en el área) y su centro cerrado lo repele mal Boyko. El rechace lo caza Vietto, que se situó a la espalda de Mikel y Ricca. En el 3-0 la clave es el excelente pase lejano de primeras de Nasri a Mercado, que irrumpe a la espalda de Ricca y centra hacia atrás para Ben Yedder, que corrió más rápido que los centrales. Y en el 4-0 Vitolo inicia la acción con un pase con el exterior y la acaba con gol. Entre medias, intervienen Nasri, Ben Yedder y Vietto (estaba solo al segundo palo), que mete el centro definitivo a su compañero.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate