Malaga CF

Treinta años del partido más triste de la historia del Málaga

Gallardo, de pie en aquel partido en Balaídos junto a Canillas, Da Silva, Ángelo, Juan Carlos Pérez Navas y Duque; agachados, Recio, De las Heras, Rivas, Paquito y Emilio.
Gallardo, de pie en aquel partido en Balaídos junto a Canillas, Da Silva, Ángelo, Juan Carlos Pérez Navas y Duque; agachados, Recio, De las Heras, Rivas, Paquito y Emilio. / SUR
  • El 21 de diciembre de 1986 Gallardo recibió en Balaídos un golpe del delantero Baltazar que 25 días después acabó con su vida

El partido más triste de la historia fue en Vigo. Pero no el último de existencia del Club Deportivo Málaga, en junio de 1992. En el mismo escenario, seis años y medio antes, un golpe del delantero céltico Baltazar dejó «borracho» durante horas -«hasta las cuatro de la mañana», suele recordar el entonces masajista, Javier Souvirón- al guardameta malaguista Gallardo y fue la causa de su fallecimiento veinticinco días después, el 15 de enero de 1987. Hoy se cumplen 30 años de aquel fatídico encuentro.

Fue un rodillazo lo que acabó con uno de los porteros más prometedores del fútbol español, lo que inundó Málaga de lágrimas y dolor y sumió al Málaga durante meses en un estado anímico del que sólo pudo salir con la llegada de Juanito, Esteban y compañía. Ý fue en una cesión de su mejor amigo, 'el cabezón' (como cariñosamente llamaban a Rivas, aquel centrocampista zurdo al que sólo las lesiones no hicieron llegar muy arriba).

Lo de menos fue el resultado, incluso la alineación. Aunque los once componentes no lo olvidan. Junto a Gallardo posaron de pie Canillas, Da Silva, Ángelo, Juan Carlos Pérez Navas y Duque, y agachados, Recio, De las Heras, Rivas, Paquito y Emilio. En cuanto Souvirón se marchó «disparado» al hospital con el meta, desde el minuto 20, el extremo Jose ejerció de masajista y se quedó con el botiquín. El partido concluyó con victoria del Celta por 3-2 gracias a que precisamente Baltazar batió a Burgueña superado el minuto 90.

El brasileño fue el único miembro del Celta que estuvo en el hospital. «Fue a llevarle una Biblia y nos dijo que él y toda su familia iban a rezar toda la noche». Comenzó así un calvario para 'El largo' (como conocían a Gallardo). Primero, una fisura en el parietal; después, un derrame cerebral masivo, y el 15 de enero, su muerte. Todo empezó hace hoy ya 30 años.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate