Malaga CF

Una segunda etapa de cinco meses y medio

Juande Ramos, en el banquillo del Málaga en el encuentro de Valencia
Juande Ramos, en el banquillo del Málaga en el encuentro de Valencia / Agencia Lof
  • Juande comenzó su trabajo en el Málaga en julio y su equipo disputó 18 partidos entre la competición liguera y la Copa

La segunda etapa de Juande Ramos al frente del Málaga se ha roto de una forma inesperado, desatando una crisis en la entidad. El manchego llegó en julio al equipo para comenzar la pretemporada y cinco meses y medio después ha llegado un desenlace sorprendente. Los últimos acontecimientos han derivado en una decisión que sólo ha permitido al preparador dirigir la plantilla en dieciocho partidos, dos de ellos en la Copa del Rey.

Juande fichó por el Málaga para tres temporadas con el objetivo de que el equipo diera un salto de calidad. Llegaron refuerzos y la pretemporada del equipo resultó excepcional, ya que los resultados fueron muy positivos (no todos los rivales eran fuertes). Con el arranque del campeonato Juande buscó un equilibrio en el bloque que no acababa de llegar. Pero los puntos sumados permitieron al cuadro malagueño permanecer muy pronto en la zona media de la clasificación.

Luego llegaron las lesiones de una forma masiva, pero el Málaga no se resintió en la tabla. Hasta las vacaciones, el equipo cosechó cinco triunfos y seis empates en dieciséis encuentros. En este periodo perdió otros cinco partidos, consolidándose en la undécima plaza, alejado de la zona de descenso y distanciándose ya también de las posiciones que permiten disputar las competiciones europeas.

En la Copa jugó otros dos encuentros, con sendas derrotas contra el Córdoba, lo que eleva a dieciocho encuentros la segunda etapa de Juande al frente del Málaga, con cinco victorias, seis empates y siete derrotas. Pero lo peor de sus estancia en el club lo vivió en la última semana, con el fiasco en el Pizjuán y la eliminación copera ante un rival de Segunda. El espectáculo vivido en el choque del martes pasado, aunque la decisión ya estuviera tomada, quizás fuera lo más duro de sus cinco meses y medio al frente del Málaga (desde el 8 de julio hasta ahora).

La primera etapa en el Málaga, hace más de doce años, fue exitosa. Llegó en plena transición de la entidad, con la salida de sus jugadores más históricos. Tuvo que recomponer el equipo y consiguió al final una excelente clasificación. Y, como ha ocurrido en esta ocasión, fue él quien decidió no continuar, ya que el club le estaba ofreciendo dos años más de contrato. Se marchó al paró y un año después comenzó una etapa espectacular con títulos y dirigiendo a equipos de máximo nivel. Ahora también abandona él, aunque es a mitad de temporada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate