Malaga CF

El club frena las operaciones que tenía en marcha, y Traoré está casi descartado

Jugadores del Málaga, durante uno de los últimos entrenamientos.
Jugadores del Málaga, durante uno de los últimos entrenamientos. / Salvador Salas
  • La llegada del nuevo entrenador reactivará las gestiones que tenía previstas la dirección deportiva para cubrir las carencias de la plantilla

El cambio de entrenador causará también algunos problemas colaterales que variarán los planes. De esta forma, el Málaga, coincidiendo con la dimisión de Juande Ramos, ha frenado las conversaciones o negociaciones para la contratación de jugadores. Los fichajes, de esta forma, están parados. Asimismo, el delantero de 2,03 metros Lacina Traoré queda casi descartado, ya que en los últimos días, sin que nada tenga que ver con la sustitución del técnico, se había enfriado la operación por las diferencias existentes con el Mónaco, por lo que este refuerzo es poco probable que se pueda incorporar ya.

El club tenía previsto hacer dos fichajes en el mercado invernal, aunque tiene tres puestos que podría cubrir por las deficiencias o vacantes observadas en la primera fase del campeonato: un delantero, un medio centro y un defensa central. Y tenía muy avanzados los contactos para hacerse con la cesión del ariete marfileño Traoré, que, pese a ser propiedad del Mónaco, está jugando en el CSKA Moscú, pero las diferencias aparecidas en la operación seguramente serán decisivas para que quede descartada de inmediato. La llegada de un goleador era una petición de Juande desde el comienzo de Liga, aunque el Málaga no pudo satisfacer los deseos del entrenador en su momento por un problema económico.

Pero al quedar en segundo plano la opción de Traoré, la situación y las perspectivas del club cambian ahora de una forma diametral. Se mantienen los planes, pero la dirección deportiva deberá esperar a que se incorpore el nuevo preparador para analizar la plantilla e informarle sobre los movimientos que se están realizando antes de cerrar alguna de las operaciones que ahora están en marcha. Es previsible, de esta forma, que la llegada de nuevos jugadores se retrase hasta la mitad o el final del mercado, que se extenderá durante todo el mes de enero.

Tranquilidad

La undécima posición del equipo en la clasificación ofrece cierta tranquilidad para trabajar sin prisas y consensuar las decisiones que se puedan tomar, pero es evidente que, al menos, hay tres jugadores importantes de la plantilla que se desconocen cuándo podrán reincorporarse: son los casos de Weligton, Kuzmanovic y Charles. El primero se recupera de una operación de menisco y sigue rehabilitándose en solitario, igual que le ocurre al delantero, que puso en marcha un tratamiento conservador para evitar precisamente el quirófano, mientras que el medio centro sí fue operado y tendrá que esperar cerca de cuatro meses para volver.

La plantilla, incluyendo al también lesionado Keko (podría volver pronto, quizás en enero), sólo cuenta con 19 jugadores profesionales en plenas condiciones (entre ellos está Pablo, que tiene ficha del filial), por lo que necesita reforzarse, al margen de disponer también de jóvenes del segundo equipo, que en los últimos encuentros están siendo habituales, al menos, en las convocatorias del entrenador.

Con los cambios que se van a producir como consecuencia de la llegada de un nuevo entrenador es previsible que los planes iniciales también se retoquen. Las carencias, sin embargo, seguirán siendo las mismas, aunque es probable que ahora se prioricen unas posiciones más que otras. Y la posibilidad que de lleguen tres futbolistas nuevos para cubrir las ‘vacantes’, además, sigue abierta y sólo dependerá de las disponibilidad económica o de los precios de los fichajes. De ahí que, a la espera de resolver el fichaje del técnico, el mercado invernal está parado para los malaguistas, aunque la dirección deportiva siga trabajando en distintas opciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate