Malaga CF

Adalberto Peñaranda, un delantero para todo

Peñaranda, ayer al terminar de someterse al reconocimiento médico.
Peñaranda, ayer al terminar de someterse al reconocimiento médico. / Ñito Salas
  • El primer refuerzo invernal del Málaga se adapta bien a todas las demarcaciones del ataque

  • Tras superar el reconocimiento médico, el club pospone el anuncio de su cesión hasta hoy a falta de obtener un documento

Adalberto Peñaranda aún no es oficialmente el primer fichaje invernal del Málaga. El anuncio de la cesión se pospuso a hoy, porque la entidad de Martiricos está pendiente de recibir algún documento para rubricar el acuerdo. En todo caso, a primera hora de la mañana, el atacante terminó de cumplir con el reconocimiento médico, en la clínica CHIP de la capital. Fue entonces la primera ocasión en que el jugador posó para los medios, tras moverse casi de incógnito en las horas previas en la ciudad.

El Málaga no tendrá reservada una opción de compra del jugador en junio, una circunstancia lógica ante su proyección. Hay que recordar que tiene contrato con el Watford hasta 2020, aunque se da la paradoja de que no ha pisado tierras británicas, porque ha estado cedido en el Granada y en el Udinese.

Peñaranda ha pasado ya a la historia por ser el futbolista más joven en debutar con el Granada en Primera (con 18 años y 175 días), cuando fue alineado en la duodécima jornada de la campaña anterior por Sandoval ante el Athletic. Asimismo, también fue el goleador más precoz, con 18 años y 195 días (con sus dos goles al Levante).

Con 19 años –alcanzará la veintena el 31 de mayo– ahora queda por confirmar cuándo estará disponible para debutar, porque se conoce que estuvo de baja en diciembre por una lesión en el tendón de la corva derecha. Quizás cuando sea presentado oficialmente (seguramente mañana) aclare mejor si está disponible para jugar en breve (pero no en Vigo) o tendrá que aguardar unas semanas.

En todo caso, la plantilla no está sobrada de atacantes, con Sandro y Santos únicamente, pues Charles sigue esperando a ponerse a punto, y En-Nesyri se encuentra concentrado con Marruecos para la disputa de la Copa África. La gran ventaja que ofrece Peñaranda al nuevo cuerpo técnico, conducido por Marcelo Romero, es su polivalencia, ya que se desenvuelve en cualquier plaza del ataque. Es tan versátil como su imagen. De la cabellera rojiza que lucía hace un año al plateado actual. De la misma forma, en el campo puede dar soluciones a este Málaga en varias demarcaciones, aunque lo primero será comprobar qué dibujo se convierte en el preferido para Romero.

La pasada campaña, la de su salto a la élite, dejó a un Peñaranda capaz de jugar quince partidos en Primera en punta y seis escorado a la banda izquierda. Al ser un futbolista diestro, es normal que le guste más partir desde una posición ‘a pierna cambiada’, en la que le probaron tanto Sandoval como su sucesor, José González. Pero las pruebas fueran continuas en el ataque del Granada toda la temporada. A Peñaranda se le vio en punta junto a El Arabi o a Success en un 4-4-2, pero también como único jugador más adelantado en un 4-3-3, en la que Robert y Success fueron sus escuderos más habituales, pero con opciones también para Rochina, Edgar o Nico López. En La Rosaleda, en su segundo encuentro en la máxima categoría, este fue su rol. Finalmente, también probó en el ala izquierda del ataque.

En el Udinese sólo fue titular en la Liga ante el Sassuolo (en la sexta jornada) y formó dúo de ataque con Thereau, con el exjugador del Valencia De Paul como medio punta por detrás.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate