Diario Sur

Malaga CF

El debut de Romero, insuficiente para la reacción del Málaga (3-1)

fotogalería

Marcelo Díaz (d), controla el balón ante el jugador del Málaga Ignacio Camacho / Efe

  • El equipo blanzuiazul pierde en Balaídos víctima de sus habituales errores frente a un Celta muy eficaz en sus oportunidades para marcar

Marcelo Romero no pudo hacer milagros en Balaídos en su debut como entrenador del Málaga, por lo que no pudo evitar que llegaran los errores defensivos del pasado y la derrota contra un Celta muy eficaz cara a la meta contraria. El nuevo entrenador hizo algunas variaciones encaminadas a corregir los fallos, pero no fueron suficientes y su equipo alternaba momentos de control con la aparición de estos problemas que impidieron, incluso, poder observar en su conjunto la aportación del preparador uruguayo.

El equipo de Romero funcionó bien en determinadas fases del partido, pero siempre estuvo lastrado por los errores fatales que costaron los goles uno tras otro. El nuevo técnico no pudo comenzar con buen pie su andadura al frente del equipo malaguista. La llegada de nuevos futbolistas podría ayudarle al uruguayo, ya que la defensa sigue flaqueando partido tras partido. Un tanto en propia puerta de Wass al final permitió al conjunto visitante hacer el gol del honor, aunque desaprovechó varias ocasiones para cambiar el signo del encuentro.

Romero, en cualquier caso, puso su primera piedra en el proyecto que le ha encomendado el club con un once con algunas novedades destacadas y con ciertas modificaciones claras respecto a su antecesor. Dio entrada a Kameni y también a Santos, mientras que prescindió de Llorente y Juanpi de entrada, aunque al primero tuvo que utilizarlo de inmediato por la lesión de Torres. Y todo comenzó bien para los malaguistas, con alternativas en el juego, hasta que llegó la pérdida de Santos, el contragolpe de Iago Aspas y el gol de este último al superar al meta visitante en el 'mano a mano'.

El nuevo técnico apostó por un once teóricamente muy equilibrado y ofensivo, pero la posición de los hombres en el campo no dio los frutos buscados. Santos por la derecha, pese a que el uruguayo se machacó en la presión, sufría mucho para defender, mientras que Pablo tampoco pudo destacar como enlace con el punta o como segundo delantero.

Destruir el juego local

Con un gol en contra y con Llorente ya en el campo, el Málaga elevó sus exigencias defensivas y trabajó a destajo para destruir el juego local, y lo consiguió. Romero adelantó a Santos y colocó a Pablo más escorado a la derecha, aunque luego cambiaron alguna vez. Y Sandro también entró por esta banda. Y el máximo goleador malaguista tuvo en sus botas no sólo el empate, sino también algún gol más, pero el portero y la defensa, respectivamente, evitaron los tantos visitantes. Igual que en un remate de Mikel que estuvo a punto de sorprender a Rubén. El equipo de Romero mejoró y mostró una actitud excelente, pero le faltó acierto para que el marcador hubiera sido diferente al descanso.

Sandro y Santos disfrutaron de una oportunidad cada uno antes de que Llorente perdiera el balón al borde del área y Wass hiciera el segundo tras la acción celtiña. Parecía el final de las opciones para el Malaga, y así fue al final, ya que Juanpi falló en un 'mano a mano' en una acción que hubiera metido al equipo malaguista por completo en el partido. Porque unos minutos más tarde apareció Fontás en un pase atras y cerró el choque con el tercer tanto. Santos también estrelló el balón en un poste en los instantes finales, pero ya sólo hubiera sido el gol del honor, algo que llegó con un tanto en propia puerta 'in extremis' de Wass. Imposible para un Málaga condenado por los errores frente a un rival que aprovechó todas sus oportunidades. Otro partido para olvidar en el debut de Romero, que no tuvo el estreno deseado.

Temas