Diario Sur
Malaga CF

El debate: ¿Debe jugar ahora Camacho de central?

Camacho, en un entrenamiento.
Camacho, en un entrenamiento. / Álvaro Cabrera
  • Los graves problemas defensivos, las bajas y el mal papel de los centrales dan pie a plantear un cambio tan importante como ese

Sí. Sólo él aportaría carácter, temple y liderazgo. Por Sergio Cortés, jefe de Deportes

Estoy convencido de que si a algún aficionado se le pregunta por ese jugador de carácter y liderazgo que se necesita ahora mismo en la defensa la respuesta sería clara: Camacho. Sinceramente, no encuentro otra fórmula para resolver los problemas que acucian a día de hoy al Málaga atrás. Los efectivos son sólo dos (Llorente y Mikel) y ya sé que habrá quien piense que puede ser el momento del canterano Luis, pero si tenemos en cuenta que Llorente no está para jugar (por sus errores, por su estado anímico y porque la presión sería insoportable en La Rosaleda) me parece un riesgo enorme afrontar un partido con la pareja Luis-Mikel. Y conste que Luis está muy cerca de ser una realidad, pero ponerlos juntos...

Para mí Camacho es la principal opción para apuntalar la defensa. Probablemente a él no le guste porque él se considera centrocampista (y es ahí donde pueden fijarse los equipos a la hora de querer ficharlo), pero tampoco es que su rendimiento esta temporada en la medular haya sido para tirar cohetes. Duele decirlo (por todo lo que ha dado y por el peso que tiene en el equipo), pero parece que jugar ahí ahora mismo le viene muy grande. No le beneficia, sino que le perjudica.

Es evidente que retrasar a Camacho supondría romper la pareja que forma con Recio y que apenas se ha podido ver por la lesión de este. También es cierto que tampoco me entusiasma (hoy por hoy) una pareja en la media con Pablo porque este choca poco y es vulnerable y fácil de superar, pero Recio tiene cada vez más alma de medio defensivo y para un partido puede bastar. Una vez llegue el central deseado, ya habrá tiempo de volver al plan habitual.

Por encima de todo, el Málaga no puede permitirse el lujo de pinchar en casa frente a la Real Sociedad, un equipo que precisamente brilla por la habilidad y velocidad de sus atacantes. Hay que blindar la defensa como sea y en estos momentos nadie mejor que Camacho para aportar no sólo carácter y liderazgo, sino también temple, mucho temple. Los nervios se han apoderado de centrales muy jóvenes y poco baqueteados, y eso se extiende cada vez más al equipo. Por eso, se requiere un futbolista que pueda aportar esa serenidad y esa es una gran virtud del aragonés, como se ha demostrado en otras ocasiones... Yrepito: aunque a él probablemente no le agrade mucho.

No. Supone vestir un santo para desvestir otro. Por Pedro Luis Alonso, redactor de Deportes

¿Realmente es sensato resolver un problema generando otro? Imaginen llamar a un fontanero a casa para arreglar una fuga de agua y que la soluciona con una cañería extraída de otro tramo... Camacho es una opción para la defensa, como la de Ricca o la del joven Luis, y seguro que se le ha pasado por la cabeza a Romero y Pellicer, pero no me convence lo del maño. Es vestir un santo para desvestir otro. Descomponer el eje de la línea medular para tratar de darle más rigor al equipo en la zona de cobertura. Si el maño se retrasa deberían jugar por delante Recio y Pablo, una pareja falta de experiencia. No soy nada partidario de forzar situaciones con jugadores del filial, pero Luis va mereciendo una oportunidad como titular –triste es decirlo, por deméritos de compañeros–. Casi sin tiempo ya para la llegada esta semana de un central que pueda alinearse este lunes, veremos a ver qué decide Romero. En Balaídos sentó a Llorente, lo que nunca hizo Juande. Habrá que esperar.

Lo que es indudable es que el problema del Málaga está atrás. Lo sabe cualquiera. Desde el seguidor más distante hasta el rival de turno. El equipo podría tener más gol, pero ahí sus cifras están conforme a sus expectativas (es octavo realizador, con 26 dianas), y no parece que el problema esté en la portería, pese al debate que generó la alternativa a Boyko en diciembre. El deficiente bagaje defensivo tampoco parece que dependa en exceso de usar un sistema u otro, un técnico u otro, sino de fallos puntuales fruto de la falta de concentración o de la toma de decisiones erróneas con el balón en zonas que no corresponden. En un Málaga acostumbrado desde la temporada 1999-2000 hasta ahora a ser un conjunto más o menos fiable en lo defensivo, en especial los dos últimos cursos con Gracia, cuesta más asumir la realidad. Lesionado Weligton y cerca de su adiós (una fatalidad a la que se exponía cada año el club), la zaga se quedó sin un referente. No han funcionado los fichajes de Llorente ni Koné, muy inseguros y fallones. Ha ido de más a menos Mikel en su esperanzador salto a la élite y, de baja Torres (probablemente el más experto y fiable) al menos dos partidos, cuesta elegir una opción. Tanto es así que los aficionados y medios empiezan a especular con la necesidad de dos fichajes, y no uno, en este mercado invernal para el eje de la zaga.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate