Diario Sur
Malaga CF

Ocho parejas de baile distintas

Una pareja aún inédita, la de Luis y Torres, en un entrenamiento del equipo.
Una pareja aún inédita, la de Luis y Torres, en un entrenamiento del equipo. / Álvaro Cabrera
  • El Málaga ha probado muchos dúos de centrales en estas 17 jornadas, y el más repetido, cinco veces, es Llorente-Koné

La mejor prueba del bajo rendimiento de los centrales malaguistas esta temporada está en la infinidad de parejas distintas que han ido ensayándose en las alineaciones en el eje de la zaga desde el inicio de la Liga. Lejos de tratarse de un asunto de rotaciones, porque el Málaga no ha tenido un calendario recargado, todo ha venido dado por las lesiones y, sobre todo, la necesidad de probar nuevas opciones en busca de un dúo convincente.

Esa pareja de garantías es una entelequia en estos momentos, a punto de llegarse al ecuador de la temporada. No sólo eso, se ha llegado a un punto de la campaña en el que las dudas son mayores que en otro momento. Ello a pesar de que las combinaciones se han reducido, con la baja federativa de Weligton, lesionado casi todo el curso; la reciente lesión de Torres (la exploración médica de ayer se ha retrasado a hoy) y la presencia de Koné en la Copa África.

Por tanto, al Málaga ahora sólo le quedan disponibles Llorente, Mikel y el canterano Luis (que ha jugado un total de 21 minutos, los de su salida urgente en el Camp Nou), o recurrir a la polivalencia de alguno de sus jugadores, como Camacho (Ricca está lesionado). O bien que el director deportivo, Francesc Arnau, agilice algún fichaje en esta demarcación.

La planificación del club apuntaba a una pareja formada por Llorente y Weligton, pero nada ha salido conforme a lo imaginado. El brasileño no comenzó la temporada en plenitud física. Se pudo comprobar en los últimos ensayos de pretemporada, de ahí que no saliera en el once ante Osasuna. El que sí ha sido fijo en la etapa de Juande Ramos, el único, ha sido Llorente, a pesar de su pobre rendimiento, y exceptuando su periodo de baja tras lesionarse en el partido de la octava jornada, en Mendizorroza.

Dos cambios de sistema

Esta lesión y el bajo nivel general han provocado cambios constantes en la defensa. Juande probó con una zaga con tres centrales y dos ‘carrileros’ en las dos citas a priori más exigentes, ante el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Tantas pruebas han dado ocho composiciones diferentes del eje de la zaga en las diecisiete jornadas disputadas. Casi nada. De todas, la más repetida era la compuesta por los dos fichajes del verano en esta zona, Llorente-Koné, con cinco partidos como solución inicial, cuatro de ellos al comienzo de la temporada.

La segunda más ensayada fue la que forman Torres y Mikel, que ha jugado en cuatro partidos y que parecía consolidarse en el tramo final de la etapa de Juande Ramos, pero el manchego optó al final por devolver los galones a Llorente al reponerse de su lesión.

En el total de minutos jugados, Torres es el líder, con 938, aunque en realidad no todos corresponden al tiempo jugado como central. Por eso, en realidad la primera opción ha sido la de Llorente, con 931 y once citas de titular. Mikel ha jugado 886 (diez partidos de salida) y en la Copa del Rey llegó a jugar en una ocasión de lateral izquierdo.

Koné ha disputado 603 minutos, pero cayó en desgracia tras su floja actuación ante el Atlético de Madrid –no ha vuelto a jugar más–, y la presencia de Weligton o Luis ha sido casi residual, como Ricca, recurso como defensa por dentro en el duelo en el Vicente Calderón.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate