Diario Sur

Malaga CF

Atasco en todas las gestiones

Arnau conversa con Ben Barek en un entrenamiento en presencia de Torrontegui.
Arnau conversa con Ben Barek en un entrenamiento en presencia de Torrontegui. / Ñito Salas
  • Pese al empeño del Málaga en cerrar la llegada de un central, el mercado ofrece pocas opciones, caras y no muy convincentes

Aunque el aficionado pueda pensar que el Málaga está parado cuando se necesita más que nunca que llegue un central, nada más lejos de la realidad. Una cuestión son los deseos, y otra, la dura realidad. De momento el bloqueo es absoluto en todas las gestiones y no se produce el deseado avance en alguna de ellas.

Como explicaba el martes este periódico, las dificultades con las que se ha topado el Málaga para encontrar un central son enormes. Ya se intuía, porque no resulta fácil debido a que es imprescindible que el futbolista que llegue esté para competir y, entre otros obstáculos, varias ligas europeas están ahora mismo paradas. Asimismo, pese a que pueda haber futbolistas interesantes en Segunda División, es inviable intentar traer a alguno de ellos, porque sus clubes no están dispuestos a una cesión, sino a un traspaso. Ycomo además tienen mucho en juego en la categoría de ‘plata’ (ascender implica cobrar entre el triple y el cuádruple por los derechos televisivos), sus pretensiones son desorbitadas a la hora de sentarse a negociar una posible venta. En La Rosaleda, como es conocido, el margen de maniobra en el capítulo económico es mínimo por el tope salarial fijado por LaLiga.

De este modo, el mercado es muy reducido, demasiado limitado. La decisión del Sporting de Portugal de no dejar salir a Paulo Oliveira ha sido un contratiempo importante porque la negociación estaba encarrilada a la espera de que su club diera luz verde a la cesión. A día de hoy la realidad es muy sencilla: existen pocas opciones, caras y no muy convincentes. Dicho de otro modo, lo que gusta no está a tiro, y lo que sí está a tiro no gusta. El Málaga ya vivió una situación similar en junio con algunas gestiones que estuvieron bloqueadas durante unos días. Ahora el tiempo apremia, pero ni el mercado ni la economía permiten dar el paso adelante.

Temas